No se lo prohibáis

“Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. Pero Jesús dijo: NO SE LO PROHIBÁIS; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.”
Marcos 9:38-40

Los discípulos pensaban que todo lo que Dios estaba haciendo, lo tenía que hacer a través de ellos, no podían aceptar, ni entender que Dios pudiera glorificarse a través de otras personas que NO pertenecían a su grupo, pero la verdad es que Dios estaba siendo glorificado por medio de un hombre que no pertenecía al grupo de los discípulos, de hecho, este hombre estaba liberando en el Nombre de Jesús y siempre que se produce una liberación en Su nombre, Dios es glorificado.

Tristemente, esta es la mentalidad de algunas Iglesias, piensan que lo que Dios está haciendo y va a hacer, tiene que pasar por ellos, tiene que tener el visto bueno de su Liderazgo o de su Denominación, es triste ver a estos “ungidos” atacando a otras hermanas y a otros hermanos, tratando de impedir lo que hacen estas hermanas y hermanos para el Reino de Dios.

Jesús es muy claro: “NO SE LO PROHIBÁIS”, ¿Estaban usando Su Nombre? ¡Sí! ¿Estaba la gente siendo liberada? ¡Sí! ¿Estaba Dios siendo glorificado? ¡Sí! Por todo esto, Jesús les dice que los que hacen estas cosas, después no podrán hablar mal de él, hablarán bien de él y estarán por él.

No todos los creyentes tienen que pensar como nosotros para que Dios se glorifique por medio de ellos; no todos los creyentes tienen que pertenecer a la misma Denominación o a la misma Congregación, Dios sigue haciendo maravillas por medio de todo aquel que ha puesto su fe y confianza en Jesucristo, sea de donde sea y esté donde esté.