Mentalidad de Siervo vs Mentalidad de Hijo

Es triste cuando un hijo de Dios tiene una mentalidad de siervo, es triste ver cristianos que afirman con sus bocas ser hijos, pero con sus hechos viven como siervos, es triste ver que están viviendo en la Casa del Padre sin disfrutar del Padre, ni de lo que el Padre tiene.

Los que tienen la mentalidad de siervo siempre están pensando en lo que tienen que hacer por y para Dios, creen que la vida cristiana es servir a Dios cuando, en realidad, la vida cristiana es dejar que Dios te sirva. Lo que acabo de decir hace que los religiosos se suban a la lámpara, hace que me quieran apedrear porque para ellos Dios es una carga que deben llevar con obediencia, sumisión, sacrificios y obras, para los religiosos si no sirves, no sirves, para los religiosos siempre hay algo que hacer por Dios y para Él, pero ¡qué diferente es la vida nueva que tenemos en Cristo! Una vida de reposo, de fe, de amor, de paz . . .

Cristo vino para darnos vida y vino a servirnos . . .

“el Hijo del Hombre NO vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”
Mateo 20:28

Nosotros hemos sido bendecidos por Él porque . . .

“el menor es bendecido por el mayor.”
Hebreos 7:7

Sí hermano Juan, pero ahora las cosas han cambiado.” Por supuesto, las cosas han cambiado, PERO JESUCRISTO NO HA CAMBIADO PORQUE ÉL ES EL MISMO AYER, HOY Y POR SIEMPRE. ¡Aleluyah!

Me gustaría compartir algo que aprendí hace años cuando comencé a estudiar hebreo:

“E hizo arrodillar (hebreo: baráj) los camellos fuera de la ciudad . . .”
Génesis 24:11

“se arrodilló (hebreo: baráj) delante de toda la congregación de Israel, y extendió sus manos al cielo”
II Crónicas 6:13

“El Señor te bendiga (hebreo: baráj), y te guarde . . .”
Números 6:24

“y ahora has querido bendecir (hebreo: baráj) la casa de tu siervo . . .”
I Crónicas 17:27

Como hemos podido comprobar la palabra “ARRODILLAR” y la palabra “BENDECIR” en hebreo es la misma palabra: BARÁJ.

Para entender mejor el significado de la palabra BARÁJ, veamos dos palabras que comparten la misma raíz: “RODILLA” en hebreo es BÉREJ y un “DON” o “REGALO” en hebreo es BRAJÁ (también significa “BENDICIÓN”).

Por tanto, teniendo en cuenta todo lo que he dicho, el pensamiento detrás de la palabra BENDECIR/BARÁJ es “arrodillarse para conceder regalos / dones”. Cuando decimos que “El Señor te bendiga” lo que realmente estamos diciendo es:

“Que el Señor se arrodille delante de ti y te conceda regalos / dones”

La mejor imagen de esta palabra la encontramos cuando los magos bendijeron (baráj) a Jesús: se arrodillaron (baráj) delante de Jesús y le dieron sus regalos (brajot): oro, incienso y mirra.

Gracias a Dios que Jesús vino a servirnos, vino a bendecirnos, vino a darnos . . .

Jesús, siendo Dios, se hizo hombre y siendo hombre, se hizo siervo, se arrodilló delante de nosotros y nos lavó los pies; se hizo siervo para que nosotros pudiésemos ser hijos; se hizo pobre para que nosotros pudiésemos ser enriquecidos; se hizo maldición para que nosotros pudiésemos ser bendición; se hizo pecado para que nosotros pudiésemos ser justicia de Dios; llevó una corona de espinas para que nosotros pudiésemos tener una corona de justicia; traspasaron su corazón para que el nuestro pudiese ser sanado; murió por nosotros para que nosotros pudiésemos vivir por Él . . . y Jesús sigue obrando en nuestras vidas, sigue dándonos de su vida, de su amor, de su misericordia, de su paz . . .

Si somos hijos, vivamos como hijos, no vivamos en la casa del Padre sin disfrutar de nuestra posición, no vivamos la vida sin disfrutar de lo que Jesús nos dio cuando se arrodilló delante de nosotros . . .

“Así que ya NO eres siervo, sino hijo, y si hijo, también heredero por medio de Dios.”
Gálatas 4:7 – La Biblia Textual