Contradiciendo a Pablo

“Pero los judíos, viendo a las multitudes, se llenaron de envidia y blasfemando, contradecían las palabras que Pablo hablaba.”
Hechos 13:45 – Biblia Textual

Este grupo de judíos contradecía lo que Pablo enseñaba, es decir:

  • Pablo les diría que somos salvos solamente por la fe en Jesucristo y ellos le contradirían diciendo que somos salvos por la fe en el Eterno más las obras de la Ley.
  • Pablo les diría que somos discípulos de Jesús y ellos le contradirían diciendo que somos discípulos de Moisés.
  • Pablo les diría que los creyentes somos hijos de Abraham por la fe y ellos le contradirían diciendo que solamente los descendientes de Abraham son hijos.
  • Pablo les diría que los creyentes somos la Casa de Dios y ellos le contradirían diciendo que la Casa de Dios es el Templo de Jerusalén.
  • Pablo les diría que estamos bajo la Gracia y ellos le contradirían diciendo que estamos bajo la Ley.
  • Pablo les diría que somos guiados por el Espíritu de Dios y ellos le contradirían diciendo que somos guiados por los mandamientos.
  • Pablo les diría que la vida es y está en Cristo y ellos le contradirían diciendo que la vida está en las Escrituras.

Una cosa está clara: el mensaje de Pablo NO era que debemos guardar la Ley porque si hubiera sido este su mensaje, estos judíos NO le habrían contradicho, pero ¿por qué contradecían lo que Pablo enseñaba? ¿Por qué muchos contradicen el mensaje de la gracia radical que predicamos algunos y que predicaba Pablo? Porque NO entienden la grandeza y la superioridad del Nuevo Pacto. Estos judíos habían bebido del vino añejo del Antiguo Pacto y ya no querían probar el vino nuevo del Nuevo Pacto.

“Y ninguno que beba del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor.”
Lucas 5:39

¿Había gloria en el Antiguo Pacto? Pablo nos dice que sí, pero también añade que la gloria del Antiguo Pacto NO se puede comparar con la gloria del Nuevo Pacto (II Co. 3:9 y 10).

¿Había buenas promesas en el Antiguo Pacto? Por supuesto que sí, pero Pablo nos enseña que las promesas del Nuevo Pacto son mejores (Heb. 8:6).

¿Es la Ley buena? Pablo nos dice que sí, pero también nos muestra que la gracia es mejor cuando afirma que ya NO estamos bajo la Ley y que ahora estamos bajo la Gracia.

El Nuevo Pacto puso fin a un vida basada en la carne (el esfuerzo humano) y dio lugar a una vida basada en el Espíritu (donde confiamos y descansamos y él hace la obra); puso fin a una vida basada en la Ley de Moisés y dio lugar a una vida basada en la fe de Jesucristo; puso fin a una vida de sacrificios constantes y dio lugar a una vida de perdón permanente; puso fin a una vida de obras y dio lugar a una vida de reposo.

Los que contradicen el mensaje del Evangelio, el mensaje del amor de Dios y de la gracia, es porque NO han entendido la superioridad del Nuevo Pacto y la grandeza del Mesías, por eso, contradijeron a Pablo y, por eso, nos contradirán.

No nos dejemos intimidar por los que se oponen, contradicen y blasfeman.

“Solamente que os comportéis de una manera digna del Evangelio de Cristo, para que, ya sea que venga y os vea, ya sea que estando ausente, oiga acerca de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes, combatiendo juntos por la fe del Evangelio; en nada intimidados por los que se oponen, lo cual es para ellos evidente señal de perdición, mas para vosotros, de salvación, y eso de parte de Dios.”
Filipenses 1:27 y 28 - Biblia Textual