Sus pensamientos NO son nuestros pensamientos

“Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al SEÑOR, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos . . .”
Isaías 55:7 y 8

Nuestro Dios es un Dios perdonador y misericordioso, lento para la ira y grande en misericordia, nuestro Dios quiere que todos los hombres se vuelvan a Él, que todos se arrepientan (que cambien su forma de pensar acerca de Él) porque nuestro Dios quiere lo mejor para los hombres y lo mejor es caminar con Él, caminar en Sus caminos, caminar en Su verdad, caminar en Su amor, caminar en Su gracia, caminar el camino de la Paz.

Nosotros vemos a los pecadores y pensamos que Dios va a traer juicio sobre ellos, que Dios va a juzgarlos por sus pecados, sin embargo, los pensamientos de Dios NO son nuestros pensamientos y Dios NO quiere que el pecador muera sin haberle conocido, Dios NO se alegra cuando un hombre muere sin Él, Dios se alegra cuando los hombres ponen su confianza en Él, cuando reconocen lo que Dios nos ha dado por medio de Jesucristo, Dios se deleita cuando muestra misericordia.

“Eres bueno y perdonas, Señor; tu fiel amor está disponible en abundancia para todos los que te piden ayuda.”
Salmo 86:5 – La Biblia Palabra de Dios para todos

Sus pensamientos NO son nuestros pensamientos, cuando nosotros pensamos en sus juicios, Dios piensa en sus misericordias; cuando nosotros pensamos en su furor, Dios piensa en su compasión; cuando nosotros pensamos en su venganza, Dios piensa en su gracia; cuando nosotros vemos apestosos pecadores, Dios ve ovejas perdidas sin Pastor . . .

“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.”
Miqueas 7:18 y 19

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos . . .”
Isaías 55:8