Las dos soluciones

La solución para no pecar y para que el pecado NO se extienda en el Antiguo Pacto es muy distinta a la solución que encontramos en el Nuevo Pacto. ¿Has matado a un hombre? Entonces debes morir; ¿Has adulterado? Entonces debes morir; ¿Has herido o maldecido a tu madre o a tu padre? Entonces debes morir; ¿Eres un hijo rebelde? Entonces debes ser apedreado; ¿Has blasfemado el Nombre de Dios? Entonces debes ser apedreado; ¿Has trabajado en Shabat? Entonces debes ser apedreado; ¿Tu ojo te lleva a pecar? Entonces arráncatelo; ¿Tu mano te lleva a pecar? Entonces arráncatela; después también tenemos otros pecados que requerían el sacrificio de un animal. Esta es la solución al pecado que encontramos bajo el Antiguo Pacto.

¡Qué diferente es el Nuevo Pacto! En el Nuevo Pacto la solución es JESUCRISTO, ÉL murió para que nosotros pudiésemos vivir; el corazón de Cristo fue atravesado para que el nuestro pudiese ser sanado; murió en nuestros pecados para que nosotros ahora podamos vivir en su justicia . . . gracias a Jesús, hemos nacido de nuevo, ahora tenemos un nuevo corazón, una nueva vida, un nuevo Espíritu dentro de nuestros corazones. Gracias a Dios, ya no matamos a nuestras mascotas, ni nos cortamos las manos, ni vamos apedreando a la gente . . . el Nuevo Pacto es mejor, yo no tengo ninguna duda, y la solución que ofrece es PERFECTA: JESUCRISTO.

“Por esta voluntad hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo ofrecida de una vez para siempre . . . Él, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS . . . Porque por una ofrenda Él ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados.”
Hebreos 10:12 y 14

Este versículo es tremendo: Ante Dios, los que hemos sido santificados por el sacrificio de Jesús, somos PERFECTOS PARA SIEMPRE. Por eso, Dios hablando de Su Pueblo a través del Cantar de cantares nos puede decir:

“Ábreme, hermana mía, amada mía, paloma mía, PERFECTA MÍA, pues mi cabeza está empapada de rocío, mis cabellos empapados de la humedad de la noche."”
Cantar de los cantares 5:2