Buenas Noticias para TODOS

“Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor.”
Lucas 4:16-19

Jesús, como buen judío, iba a la sinagoga en Shabat y en esta ocasión él tenía que hacer la lectura, cuando le dan el libro de Isaías, Jesús lee la parte que nosotros tenemos en nuestras Biblias en el capítulo 61. Este pasaje es tremendo porque vemos que la unción de Dios estaba sobre Jesús para dar buenas noticias a los pobres, para sanar a los quebrantados de corazón, para pregonar libertad a los cautivos, para dar vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos y para proclamar el año agradable del Señor, lo curioso es que Jesús se detiene en mitad de la oración sin terminarla, es decir, se detuvo donde NO se debía detener, veamos la oración completa en el libro de Isaías:

“a proclamar el año de la buena voluntad del Señor Y EL DÍA DE VENGANZA DEL DIOS NUESTRO . . .”
Isaías 61:2

Jesús se detuvo en la mitad de la oración porque él NO vino a proclamar venganza, él vino a proclamar perdón; él no vino a condenar al mundo, él vino a salvarlo.

“y a Jesús, el mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la sangre de Abel.”
Hebreos 12:24

La sangre de Cristo habla misericordia y perdón, la sangre de Abel hablaba justicia y venganza. La sangre de Cristo habla mejor que la sangre de Abel.

“Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.”
Lucas 4:20

Cuando Jesús se detiene y se sienta, todos los que estaban presentes en la sinagoga que conocían las Escrituras y conocían como continuaba este versículo, se quedaron mirando a Jesús fijamente esperando que terminase la oración, pero cuando Jesús vuelve a abrir su boca, esto es lo que dice:

“Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.”
Lucas 4:21

Cuando Jesús dijo estas palabras, esto fue lo que sucedió:

“Y todos daban buen testimonio de él, y estaban maravillados de las palabras de gracia que salían de su boca, y decían: ¿No es éste el hijo de José?”
Lucas 4:2

Todos daban buen testimonio y estaban maravillados de LAS PALABRAS DE GRACIA que salían de la boca de Jesús, ¿por qué? Porque Jesús no proclamó el día de la venganza de nuestro Dios, Jesús proclamó el año agradable de Dios.

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para . . . predicar el año agradable del Señor.”
Lucas 4:18a y 19

Aunque estaban sorprendidos de las afirmaciones que Jesús había hecho, algunos comenzaron a decir: “¿No es este el hijo de José?” “¿No es este el hijo del carpintero?” “¿No es este el que el otro día nos hizo los muebles de la casa?” . . . Ante estas palabras, Jesús dice algo que escandalizaría a todos los que en un principio habían dado buen testimonio de Jesús:

“De cierto os digo, que ningún profeta es acepto en su propia tierra. Y en verdad os digo que muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra; pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo; pero ninguno de ellos fue limpiado, sino Naamán el sirio. Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira; y levantándose, le echaron fuera de la ciudad, y le llevaron hasta la cumbre del monte sobre el cual estaba edificada la ciudad de ellos, para despeñarle.”
Lucas 4:24-29

Fijémonos en lo que hicieron: “Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira”, ¿por qué se llenaron de ira? ¿por qué le echaron fuera de la ciudad y querían despeñarle? Porque la Escritura que había leído de Isaías, no solamente sería para el Pueblo de Israel, sino que también sería para los gentiles y esto era algo inaceptable para ellos. Es muy muy interesante que Jesús nos hable de una mujer gentil y de un hombre gentil, ya que una de las oraciones que hacían (y siguen haciendo) los judíos religiosos era la siguiente:

“Bendito eres tú, Señor Dios nuestro, Rey del Universo
que NO me hiciste GENTIL.
Bendito eres tú, Señor Dios nuestro, rey del Universo
que NO me hiciste MUJER.”

Jesús les dice que en Israel había muchas viudas judías, pero el profeta Elías NO fue a ninguna de ellas, solamente fue a la casa de una viuda gentil de Sidón; en Israel había muchos leprosos, pero solamente fue sanado un sirio llamado Naamám . . .

Las Buenas Noticias son para todos, mujeres y hombres, judíos y gentiles, sanos y enfermos, pobres y ricos, esclavos y libres . . . las palabras de Jesús siguen siendo palabras de gracia porque él es el mismo hoy, ayer y por siempre, él está lleno de gracia y de su plenitud tomamos todos, ¿qué tomamos? De lo que Jesús está lleno: DE SU GRACIA.

“Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia.”
Juan 1:16

Proclamemos las Buenas Noticias, proclamemos el Evangelio de la Gracia de Dios, anunciemos el Evangelio glorioso del Mesías para que todos puedan disfrutar del año agradable de nuestro Dios, un año de bendición, un año libre de deudas, libre de pecado, libre de culpa, libre de vergüenza, libre de condenación . . . ¡ALELUYAH!