Mandamientos que pervierten la Verdad

“no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.”
Tito 1:14

Algunos hombres crean y establecen mandamientos / prohibiciones para poder vivir en santidad, para poder agradar a Dios, para poder vivir libres de pecado, en el Judaísmo esto se hace constantemente, pero no solamente en el Judaísmo . . . el problema es que NO han entendido que esos mandamientos son cargas que aplastan a los hombres. Estos mandamientos de hombres, como los llama Pablo, pervierten la verdad del Evangelio, pervierten la verdad del Nuevo Pacto apartándonos de Jesús. Estos mandamientos enfatizan lo que nosotros podemos hacer por Dios y para Dios en vez de poner énfasis en lo que Jesús ha hecho por nosotros.

Los mandamientos de hombres NO han sido creados NI establecidos para que pequemos más, ni para que nos apartemos de Dios, PERO ESO ES LO QUE PRODUCEN, porque a la larga, nos convertimos en religiosos, intentando con todas nuestras fuerzas guardar este tipo de mandamientos, pero teniendo nuestro corazón lejos del Padre.

“Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado;”
Isaías 29:13

Algunos dicen:

“Oh hermanos, Dios no puedo mirar la iniquidad, por tanto, teme a Dios, camina en santidad y guarda sus mandamientos para que NO sufras las consecuencias de tu desobediencia, rebeldía y maldad.”

Es triste oír este tipo de predicaciones porque “el corazón de estas personas está lejos de Dios y su temor de Dios no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado” (Isaías 29:13).

Pablo nos dice que nosotros NO debemos someternos a estos mandamientos que quieren atarnos, que quieren esclavizarnos, que quieren apartarnos de la Verdad, Jesucristo nos ha llamado a libertad, a una vida de fe, de confianza, de amor, a una vida guiada por el Espíritu de Dios.

“Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: NO MANEJES, NI GUSTES, NI AUN TOQUES (en conformidad a MANDAMIENTOS Y DOCTRINAS DE HOMBRES), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.”
Colosenses 2:20-23

“. . . NO presten mucha atención a fábulas judaicas, NI a mandamientos de hombres, que pervierten la verdad.”
Tito 1:14 – La Biblia Textual