Jesús NO está de pie

El escritor de la carta a los Hebreos nos dice en tres ocasiones que Jesús se sentó a la diestra del trono de la majestad de Dios en las alturas:

"se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas . . . se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos . . . se sentó a la diestra del trono de Dios."
Hebreos 1:3; 8:1; 12:2

¿Por qué el escritor de la carta a los Hebreos enfatiza que Jesucristo se sentó?

Si echamos un vistazo al Templo de Jerusalén vemos que faltaba algo importante, faltaban las sillas, los sacerdotes cuando ministraban en el Templo sabían que NO podían descansar, a pesar de todos los sacrificios diarios que se llevaban a cabo, los sacrificios NO cesaban, el Pueblo seguía pecando, por tanto, seguían trayendo sacrificios, por eso, no había sillas en el Templo . . . ¡NO eran necesarias!

¡Qué diferente es el Sacerdocio de nuestro Señor! Jesús quitó el pecado del mundo una vez para siempre y cuando murió en la cruz llevando nuestro pecado, se sentó a descansar porque la voluntad del Padre había sido hecha, el pecado fue eliminado y el diablo derrotado . . . por eso, Jesús pudo decir: CONSUMADO ES.

“Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas . . . Y ciertamente TODO SACERDOTE ESTÁ DE PIE, día tras día, ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Él, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTÓ A LA DIESTRA DE DIOS”
Hebreos 1:3; 10:11-12

¡CONSUMADO ES! ¡BENDITO SEA SU NOMBRE PARA SIEMPRE!