El Campo del Alfarero

Cuando Judas devuelve las treinta piezas de plata que había recibido por entregar a Jesús, los principales sacerdotes decidieron comprar un campo: el Campo del Alfarero, dicho campo también fue llamado Campo de Sangre.

El campo del alfarero era el lugar donde el alfarero buscaba su arcilla / barro para trabajar, pero también era el lugar donde arrojaba los trozos de arcilla que ya no servían, los trozos rotos de platos, vasos, vasijas . . .

“Y los principales sacerdotes tomaron las piezas de plata, y dijeron: No es lícito ponerlas en el tesoro del templo, puesto que es precio de sangre. Y después de celebrar consejo, compraron con ellas el Campo del Alfarero para sepultura de los forasteros. Por eso ese campo se ha llamado Campo de Sangre hasta hoy.”
Mateo 27:6-8

¡Con el precio de la sangre de Cristo se compró un campo lleno de vasijas rotas! . . . el mundo está lleno de vasijas rotas, de corazones rotos y quebrantados, pero Dios ha redimido al mundo con la sangre de su Hijo Jesucristo, ahora el Campo del Alfarero es un Campo de Sangre, de la sangre de Cristo derramada para restaurar vasijas rotas, para sanar corazones quebrantados, para liberar a los cautivos, para dar vista a los ciegos, para dar vida a los muertos . . . gracias a la preciosa sangre de Jesús, hemos sido redimidos, ahora somos nuevas vasijas con un tesoro maravilloso dentro de nosotros . . .

"Tenemos este tesoro en vasijas de barro para demostrar que este extraordinario poder que obra en nuestra vida no viene de nosotros, sino de Dios."
II Corintios 4:7

¡Precioso Cristo, preciosa Sangre, maravillosa Gracia!