Cristo + Ley = Nada / Cristo + Nada = Todo

“Mirad, yo, Pablo, os digo que si os dejáis circuncidar, Cristo de NADA os aprovechará. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir TODA LA LEY.”
Gálatas 5:2 y 3

Me gusta cómo ha traducido el versículo 2 la Biblia al Día:

“Escuchad bien: yo, Pablo, os digo que si os hacéis circuncidar, Cristo no os servirá de nada.”

Esta es la ecuación de Pablo:

CRISTO + CIRCUNCISIÓN (LEY) = NADA

Ahora bien, Pablo está hablando de la circuncisión, pero la afirmación que hace serviría CON CUALQUIER MANDAMIENTO DE LA LEY DE MOISÉS . . .

“Escuchad bien: yo, Pablo, os digo que si NO coméis cerdo, Cristo no os servirá de nada.”

“Escuchad bien: yo, Pablo, os digo que si guardáis el Shabat, Cristo no os servirá de nada.”

¿Po qué? En primer lugar, porque la Ley NO puede justificar, ni santificar, ni dar vida y en segundo lugar, porque en el momento que te sometes a un mandamiento de la Ley de Moisés, DEBES SOMETERTE A TODOS LOS MANDAMIENTOS Y PROHIBICIONES.

“Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir TODA LA LEY.”
Gálatas 5:3

Pablo les dice a los Gálatas: “Hey, si crees que debes guardar una parte de la Ley, entonces debes guardar TODA LA LEY, ya que eso es lo que nuestro Dios nos dijo en la Ley de Moisés (Lv. 20:22; Dt. 6:2; 12:28; 28:1, 15, 58; Jos. 1:7).”

Santiago lo confirma diciendo:

“Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en UN PUNTO, se hace culpable de TODOS.”
Santiago 2:10

Si ofendes en un punto, te haces culpable de TODOS y si guardas un punto, debes guardar TODOS. La Ley es una UNIDAD, pregunta a cualquier judío a ver qué te dice.

Una vez que hemos entendido que nadie tiene la autoridad para elegir los mandamientos que se deben guardar, la enseñanza de Pablo es clara: el hombre está bajo maldición porque NO puede guardar TODA LA LEY, ¿Puede guardar algún punto? Por supuesto que SÍ, PERO no puede guardar TODOS LOS PUNTOS, por tanto, ya que nadie ha podido guardar TODA LA LEY, todos estamos bajo maldición, esto es lo que Pablo enseña citando la propia Ley de Moisés:

“Maldito todo aquel que no permaneciere en TODAS LAS COSAS escritas en el libro de la ley, para hacerlas.”
Gálatas 3:10

Si NO permaneces en TODAS las cosas de la Ley, estás bajo maldición, por eso, los que predican que había un Evangelio de Obras, un Evangelio de Ley, un Evangelio de méritos, Pablo afirma que, estos que predican OTRO EVANGELIO, son anatemas (malditos), Pablo no les estaba maldiciendo, Pablo estaba afirmando lo que la propia Ley dice de estas personas que NO guardan TODA la Ley.

“Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente; que en realidad no es otro evangelio, sólo que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema.”
Gálatas 1:6-8

El Evangelio de Cristo es un Evangelio basado en la gracia de Dios, son las BUENAS NOTICIAS DE SALVACIÓN, son las BUENAS NOTICIAS de algo NUEVO, el Evangelio diferente del que habla Pablo, era CRISTO + LA LEY DE MOISÉS, un Evangelio de méritos, un Evangelio donde los hombres quieren establecer su propia justicia, Pablo afirma que los que enseñan CRISTO + LEY DE MOISES estaban perturbando a los Gálatas, ya que los Gálatas habían sido llamados por la gracia de Cristo y habían recibido el Espíritu de Dios por el oír con fe y no por las obras de la Ley.

“¡Oh, gálatas insensatos! ¿Quién os ha fascinado a vosotros, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado públicamente como crucificado? Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿vais a terminar ahora por la carne?”
Gálatas 3:1-3

Muchos creyentes comenzamos creyendo (por el Espíritu), recibimos a Jesús por fe, nuestras vidas se llenaron de su presencia, pero después nos golpearon con la Ley y pusieron sobre nuestros hombros los mandamientos que nadie en Israel había podido llevar (Hch. 15:10), el gozo comenzó a desaparecer, la alegría de ser creyente se desvaneció poco a poco, la ilusión de ser hijo de Dios fue desapareciendo (acabamos por la carne) . . . PERO en este tiempo Dios está despertando a su Pueblo, está abriéndonos los ojos para poder verle, para poder conocerle, para entender lo que Cristo hizo por nosotros, para vivir en el Nuevo Pacto y vivir por fe y por gracia y por amor . . . estamos viviendo un tiempo maravilloso, Dios está haciendo GRANDES COSAS EN MEDIO DE NOSOTROS . . . ¡ALELUYAH!

“Aquel, pues, que os suministra el Espíritu y hace milagros entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley o por el oír con fe?”
Gálatas 3:5

“Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino LA FE QUE OBRA POR EL AMOR.”
Gálatas 5:6