¿En la FE o en la LEY?

“Examinaos a vosotros mismos, para ver si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos.”
II Corintios 13:5a

Nuestro hermano Pablo nos dice que nos examinemos para ver si estamos en la fe, pero ¿dónde estaríamos si NO estamos en la fe? Sabiendo que Pablo está escribiendo a creyentes en Jesucristo, no puede referirse al pecado, por tanto, repito: ¿Dónde estaríamos si NO estamos en la fe? . . . Si no estamos en la fe, estamos en la Ley y si vivimos en la Ley, estaremos viviendo confinados y encerrados (Gl. 3:23).

Podemos comprobar si estamos en la fe con las siguientes preguntas:

¿Creemos que el amor de Dios es condicional y que Dios se enfada con nosotros cuando caemos? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que Dios solamente nos bendice cuando cumplimos sus mandamientos? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que un cristiano que ora más, lee la Biblia más y ayuna más, está más cerca de Dios que nosotros? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que la vida cristiana es una carga pesada y difícil de llevar? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que cuando Dios nos da algo es porque nos lo merecemos? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que cuando pecamos seremos castigados por nuestro Dios? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que la salvación se demuestra cuando obedecemos los mandamientos de Dios de la Ley de Moisés? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que las Escrituras nos pueden dar vida? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

¿Creemos que somos justificados y santificados por nuestras obras? Si nuestra respuesta es que SÍ, entonces estamos en la Ley y NO estamos en la fe.

Los que viven en la Ley, NO viven por la fe porque la Ley NO es de fe, la Ley no requiere fe:

“El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe . . .”
Gálatas 3:11b y 12a

Si un creyente está en la Ley NO significa que NO sea salvo, significa que, lamentablemente, NO ha entendido el Nuevo Pacto.

Examinémonos para saber con toda seguridad si estamos en la Fe o estamos en la Ley. Nada se puede comparar con una vida de fe en Jesucristo y en lo que Él ha hecho por nosotros.

La vida de la fe y la vida de la Ley NO tienen absolutamente NADA QUE VER, la vida de la fe es descanso, la vida de la Ley es esfuerzo y sacrificio; la vida de la fe es “hecho está”, la vida de la Ley es “haz, haz, haz”; la vida de la fe es seguridad, la vida de la Ley es incertidumbre; la vida de la fe es amor, la vida de la Ley es obediencia; la vida de la fe es paz, la vida de la Ley es temor; la vida de la fe es salvación y vida, la vida de la Ley es condenación y muerte; la vida de la fe es Cristo viviendo en nosotros, la esperanza de gloria. ¡AleluYah!

“En el evangelio la justicia de Dios se revela POR FE Y PARA FE, como está escrito: Mas el justo por la FE vivirá.”
Romanos 1:17