¡Despierta, espada, contra mi Pastor!

En Zacarías 13:7 podemos leer:

“Despierta, espada, contra mi pastor, y contra el hombre compañero mío --declara el SEÑOR de los ejércitos. Hiere al pastor y se dispersarán las ovejas . . .”

Dios está hablando de su compañero, de su Pastor, Dios está hablando de Jesús, el propio Jesús confirma que estas palabras se refieren a Él cuando las citó:

“Entonces Jesús les dijo: Esta noche todos vosotros os apartaréis por causa de mí, pues escrito está: "HERIRÉ AL PASTOR, Y LAS OVEJAS DEL REBAÑO SE DISPERSARÁN."
Mateo 26:31

Podemos ver claramente que el pastor que cita Zacarías es el mismo Jesucristo, pero ¿de qué espada está hablando? . . . El propósito de la venida de Jesús NO fue llevarnos al Monte Sinaí, fue llevarnos al Huerto de Edén, Jesús le dijo a uno de los criminales que había sido crucificado a su lado que “estaría en el Huerto de Edén – el Paraíso” (Lc. 23:43). Ahora bien, desde Génesis capítulo 3, el hombre no ha tenido acceso al Huerto de Edén, ni al árbol de la vida, ¿por qué? Porque Dios puso una espada ardiendo para proteger el huerto y el árbol:

“Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y UNA ESPADA ENCENDIDA que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.”
Génesis 3:24

En la Cruz, la espada encendida que guardaba el Huerto de Edén y el árbol de la vida, se despertó contra el Pastor y fue herido muriendo por nosotros, la espada de la justicia y del juicio despertó cuando Jesús llevó nuestros pecados e iniquidades en la cruz y murió por nosotros, ahora ya NO hay una espada guardando el árbol de la vida, ahora, a través de Jesús, podemos entrar al Huerto, podemos tener Vida, ahora podemos caminar con nuestro Dios, podemos conocerle, podemos oír su voz, podemos disfrutar de su presencia y de todo lo que Él nos ha dado: su amor, su gracia, su misericordia, su bondad, su paz, su poder . . .

Es curioso que la primera vez que se menciona la “espada” en el Antiguo Testamento es en Génesis 3:24 y la última vez que se menciona la “espada” es en Zacarías 13:7.

Termino diciendo que Jesús no solamente vino para llevarnos al Paraíso, al Huerto de Edén, él vino también para traer el Paraíso a nuestras vidas. ¡AleluYah!