El Parakletos

“Mas el PARAKLETOS, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.”
Juan 14:26

El Espíritu Santo es llamado PARAKLETOS, el significado de esta palabra griega conlleva lo siguiente:

  • EL QUE NOS CONSUELA.
  • EL QUE NOS AYUDA.
  • EL QUE NOS ACONSEJA.
  • EL QUE NOS FORTALECE.
  • EL QUE NOS DEFIENDE.

Además de lo que acabo de citar, Jesús nos dijo que el PARAKLETOS nos enseñará TODAS LAS COSAS y nos recordará TODO lo que ÉL dijo.

Es triste que muchos creyentes afirmen que el Espíritu Santo nos redarguye de pecado cuando ESTO NO ES VERDAD. El Espíritu Santo NO es el que redarguye, ni acusa, ni condena a los hijos de Dios ¿¡HELLO!? El Espíritu Santo es el que nos defiende, el que nos consuela, el que nos ayuda, el que nos fortalece, el que nos sostiene, SÍ, la palabra PARAKLETOS implica todo esto ¡AleluYah!

Si alguien viene a tu vida y te recuerda tu pecado, Dios NO lo ha enviado porque en el Nuevo Pacto DIOS NO RECUERDA NUESTROS PECADOS, el que recuerda el pecado es el diablo, es el acusador, gracias a Dios, el Espíritu Santo NO es un acusador, es un ABOGADO, UN DEFENSOR, UN CONSOLADOR, UN AYUDADOR recordándonos lo que Jesús hizo por nosotros cuando quitó TODOS nuestros pecados y su sangre nos limpió de TODA MALDAD.

Entonces, ¿A quién redarguye el Espíritu Santo de pecado? Veamos:

“Y cuando él viniere redargüirá AL MUNDO de pecado, y de justicia, y de juicio. De pecado ciertamente, por cuanto no creen en mí . . .”
Juan 16:8 y 9

El Espíritu Santo redarguye AL MUNDO y ¿de qué pecado? El pecado de NO creer en Jesucristo.

Gracias a Dios que NO estamos solos, gracias a Dios que tenemos alguien viviendo en nuestros corazones que nos consuela cuando caemos y nos levanta; nos consuela cuando lloramos y seca nuestras lágrimas; nos consuela en nuestro dolor y trae sanidad a nuestras vidas; nos sostiene en medio del conflicto y de la adversidad; nos ayuda en los tiempos difíciles y contradictorios; nos defiende de los ataques y de las acusaciones del enemigo y nos lleva a Cristo recordándonos lo que Él hizo por nosotros y recordándonos todo lo que somos y tenemos en el Nuevo Pacto establecido en Su sangre preciosa.

“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el ESPÍRITU DE DIOS mora en vosotros?”
I Corintios 3:16

“la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el ESPÍRITU SANTO que nos fue dado.”
Romanos 5:5

“El ESPÍRITU mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.”
Romanos 8:16

“Y de igual manera EL ESPÍRITU nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero EL ESPÍRITU mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.”
Romanos 8:26

“Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del ESPÍRITU SANTO.”
Romanos 15:13

“Y nosotros NO hemos recibido el espíritu del mundo, sino el ESPÍRITU que proviene de Dios, PARA QUE SEPAMOS LO QUE DIOS NOS HA CONCEDIDO”
I Corintios 2:12