Pon agua en tu escudo

“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.”
Efesios 6:16

El maligno es Padre de Mentira (Jn. 8:44) y sus mentiras son los dardos de fuego que él arroja a nuestras vidas (ya sea directa o indirectamente), entre esas mentiras tenemos que:

  • Dios no nos ama.
  • Dios no nos ha perdonado.
  • Dios no está con nosotros.
  • Dios no escucha nuestras oraciones.
  • Dios nos está castigando por nuestro pecado.
  • No tenemos futuro.
  • Etc, etc, etc, etc

Nuestro hermano Pablo nos dice que para poder apagar esos dardos, debemos tomar el escudo de la fe. El escudo de la fe solamente puede apagar los dardos de fuego, cuando el escudo está cubierto con agua, el agua es lo que Dios nos dice, por eso, nuestra fe debe estar basada en lo que Él nos ha dicho en Su Palabra.

Cuando el enemigo nos diga que Dios NO está con nosotros, tomemos el escudo de la fe, proclamemos lo que Dios nos ha dicho, depositemos nuestra fe y confianza en Él y en Su Palabra:

“porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré . . .”
Hebreos 13:5b y 6a

Él lo dijo y yo lo creo y como lo creo, puedo decir CONFIADAMENTE, este es el espíritu de fe del que nos habla Pablo:

“Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos”
II Corintios 4:13

Cuando el enemigo nos diga que Dios NO nos ha perdonado, estemos firmes en la obra de Jesucristo, estemos firmes en lo que Dios nos dice:

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos TODOS los pecados”
Colosenses 2:13

“Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os HAN SIDO perdonados por su nombre.”
I Juan 1:12

Pongamos agua en nuestro escudo, proclamemos lo que dice la Escritura de nosotros, no andamos por lo que nos dicen, no andamos por lo que sentimos, no andamos por lo que vemos, andamos por fe:

“porque por fe andamos, no por vista”
II Corintios 5:7

Vivimos por fe, andamos por fe, tenemos el mismo espíritu de fe y tomamos el escudo de la fe para apagar las mentiras (los dardos de fuego) del mentiroso y padre de mentira, el maligno.

Cuando ese dardo diga que Dios NO nos ama, estemos firmes en lo que somos ahora en Cristo Jesús.

“Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios . . . En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros . . . Nosotros amamos, porque Él nos amó primero.”
I Juan 3:1a y 4:10, 19

Él nos amó primero y nos amó tanto que murió por nosotros para que pudiésemos ser sus hijas amadas y sus hijos amados.

Apaguemos los dardos de fuego con nuestro escudo de la fe, un escudo cubierto con la Palabra de Dios para nuestras vidas, confiando en lo que Jesús ha hecho por nosotros y nos ha dado.

Somos más que vencedores, el enemigo fue derrotado en la cruz, lo único que el diablo hace es rugir, es intentar engañarnos, gracias a Dios, nosotros podemos estar firmes sabiendo nuestra posición en Cristo y teniendo las armas y la armadura que Dios nos ha dado (Ro. 13:12b / Ef. 6:14-17).

Sigamos viviendo por fe, caminando por fe y tomando el escudo de la fe para que TODOS los dardos de fuego del maligno puedan ser apagados.

“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar TODOS los dardos de fuego del maligno.”
Efesios 6:16

En Cristo somos más que vencedores y por Él tenemos la VICTORIA. Estemos firmes en su victoria y demos gracias a Dios por lo que somos y tenemos en Él.

“GRACIAS SEAN DADAS A DIOS, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.”
I Corintios 15:57

“GRACIAS A DIOS, que en Cristo siempre nos lleva en triunfo, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar la fragancia de su conocimiento.”
II Corintios 2:14