El Alfa y la Omega - La Álef y la Tav

“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso . . . Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último . . . Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida . . . Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.”
Apocalipsis 1:8, 11; 21:6; 22:13

¿Por qué nos dice Jesús cuatro veces en el libro de Apocalipsis que él es “el Alfa y la Omega”? ¿Qué podemos ver de Jesucristo cuando escuchamos sus palabras entendiendo que el libro de Apocalipsis es “La revelación de Jesucristo” (Ap. 1:1a)? ¿Qué nos revelan sus propias palabras? Veamos:

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.”
Génesis 1:1

Ahora, echemos un vistazo al hebreo:

“En el principio creó ELOHIM ÁLEF TAV los cielos y la tierra.”

Es decir:

“En el principio el Alfa y la Omega (Jesús) creó los cielos y la tierra.”

¿Quién creó los cielos y la tierra? Jesús, el Alfa y la Omega, Elohim Álef Tav. Veamos:

"Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho . . . En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. "
Juan 1:3 y 10

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.”
Colosenses 1:16

“MAS DEL HIJO DICE: . . . Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra y los cielos son obra de tus manos.”
Hebreos 1:8a y 10

Otro ejemplo:

“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.”
Zacarías 12:10

Ahora, echemos un vistazo al hebreo:

“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; Y MIRARÁN A MÍ LA ÁLEF Y LA TAV, a quien traspasaron . . .”

Es decir:

Y mirarán a mí, el Alfa y la Omega”, esta profecía se cumplió como nos indica Juan:

“Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.”
Juan 19:36 y 37

El propio libro de Apocalipsis relaciona a quien traspasaron con el Alfa y la Omega:

“He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. Yo soy el Alfa y la Omega . . .”
Apocalipsis 1:7 y 8a

Veamos un versículo más:

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros.”
Isaías 53:6

En hebreo:

“. . . el SEÑOR hizo que cayera sobre ÉL LA ÁLEF Y LA TAV la iniquidad de todos nosotros.”
Isaías 53:6

Sobre el Alfa y la Omega cayó la iniquidad de todos nosotros, él fue el cordero de Dios que quitó el pecado del mundo.

Jesús nos está diciendo que cuando veamos la primera letra hebrea ÁLEF (la letra ALFA en griego) y la última letra TAV (la letra OMEGA en griego), estemos atentos porque la Escritura podría estar refiriéndose a ÉL.

“Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras”
Lucas 24:44 y 45

¡Qué el Señor nos siga abriendo el entendimiento para que podamos verle a Él en las Escrituras!

Nota final: Muchos rabinos cuando leen Génesis 1:1 afirman que en el principio Dios creó el Alfabeto hebreo, si estos rabinos hubiesen oído las palabras de Jesús, habrían sabido que la Álef y la Tav NO es el Alfabeto, es el Mesías de Israel y el Salvador del Mundo. Lo bueno de esta afirmación de los rabinos es que ellos mismos reconocen que hay significados escondidos en algunas palabras de las Escrituras (que el propio Mesías ha revelado a los que le escuchan y creen en Él).