Trabajando para el diablo

Muchos cuando leen mis libros y mis reflexiones me preguntan:

"Hey, Juan, ¿por qué siempre hablas de lo que somos y de lo que tenemos en Cristo Jesús? ¿Por qué no nos hablas de lo que NO somos? ¿Por qué no nos hablas de lo que NO tenemos? ¿Por qué no nos hablas de lo que NO hacemos?"

La respuesta es muy sencilla:

Porque NO trabajo para el diablo . . . ¿Sabes quién es el que señala lo que no somos? ¿Sabes quién quiere que te fijes en lo que no haces y en lo que no tienes? EL ACUSADOR DE LOS HERMANOS (Zac. 3:1 y Ap. 12:10), es el diablo quien nos acusa, quien nos dice:

  • Hey, tú no tienes la unción porque no oras ni ayunas lo suficiente.
  • Hey, Dios no está contigo, por eso, estás pasando por esta situación.
  • Hey, tú no eres un hijo amado de Dios, mira lo que acabas de hacer, ¿cómo te va a amar Dios?
  • Hey, tú estás maldito, mira todos los problemas que te rodean.

Todo esto es lo que nos dice el Acusador, por eso, mientras que él nos señala y nos acusa, yo seguiré proclamando la verdad del Evangelio (Buenas Noticias) y lo que Cristo Jesús nos ha dado en el Nuevo Pacto (Buenas cosas), hermana y hermano, escucha:

  • Tú tienes la unción de Dios (II Co. 1:21; I Jn. 2:20 y 27).
  • Dios está contigo, Dios es por ti, Dios no te deja, Dios no te abandona.
  • Tú eres una hija amada y eres un hijo amado, a pesar de tus pecados, faltas y equivocaciones, Dios es tu Abba, Dios no deja de ser nuestro Padre cuando caemos, todo lo contrario, es cuando nos levanta y nos muestra su gran amor.
  • Tú has sido bendecido con TODA bendición espiritual.

Pablo NO trabajaba para el Acusador, por eso, dijo:

“Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo?”
Romanos 8:31-35

Pablo estaba citando el profeta Isaías:

“Cercano está el que me justifica; ¿quién contenderá conmigo? Comparezcamos juntos; ¿quién es el enemigo de mi causa? Que se acerque a mí. He aquí, el Señor DIOS me ayuda; ¿quién es el que me condena?”
Isaías 50:8 y 9

Ya NO hay contienda, ya NO hay condenación, ya NO hay temor, Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Hemos sido justificados, ¿quién nos acusará? Nada, ni nadie nos podrá separar del amor de Cristo . . . NADA, NI NADIE.

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 8:35, 37-39

Yo lo tengo claro: NO TRABAJO PARA EL DIABLO.

Y tú, ¿para quién trabajas?