Salvación para todos los que le obedecen

El autor de la carta a los hebreos nos dice que Jesucristo es:

“autor de eterna salvación para todos los que le obedecen”
Hebreos 5:9

Los religiosos cuando leen esto dicen con orgullo:

Sabía que la Salvación NO era gratuita, la salvación no depende solamente de la fe en Cristo, depende de nuestra obediencia a los mandamientos de Dios, es decir, depende de lo que hacemos y de lo que NO hacemos. El que no obedece a Dios, NO es salvo.

¿Tienen razón los religiosos? Veamos:

Cuando miramos el contexto de la carta a los hebreos podemos ver que la carta ha sido escrita a judíos que estaban siendo perseguidos y estaban siendo tentados a volver a su antigua vida en el Judaísmo, a una vida basada en la Ley de Moisés y en la obediencia a los mandamientos de Dios. Por tanto, el autor de la carta a los hebreos NO puede estar afirmando que hay que obedecer los mandamientos de la Ley de Moisés.

Pablo, hablando de su antigua forma de vivir en el Judaísmo, nos dice lo siguiente:

"Aunque yo tendría razones para confiar en lo que he logrado por mí mismo, no lo hago. Así que si alguien piensa que tiene razones para confiar en lo que ha logrado por sí mismo, yo tendría más razones que cualquier otro. Me hicieron la circuncisión cuando tenía ocho días de nacido, soy israelita y pertenezco a la familia de Benjamín. Soy hebreo y mis padres también fueron hebreos y la ley era muy importante para mí pues yo era fariseo. Estaba tan dedicado a la religión judía que perseguía a los creyentes, y nadie podía reprocharme nada porque siempre obedecía la ley. En esa época pensaba que todo eso era muy valioso, pero gracias a Cristo, ahora sé que eso no tiene ningún valor. Es más, creo que nada vale la pena comparado con la enorme dicha de conocer a Jesucristo, mi Señor. Por Cristo he abandonado todo lo que creía haber alcanzado. Ahora sé que eso sólo era basura. De esa manera he conseguido tener ahora a Cristo en mi vida y estar unido a él. En él soy aprobado por Dios, no por seguir la ley, sino por la fe en Cristo. La aprobación viene de Dios y es por la fe."
Filipenses 3:4-9 – La Biblia Palabra de Dios para Todos

Considerando todo lo que acabo de poner, la obediencia de la que habla el autor de la carta a los hebreos, no es la obediencia a la Ley, ni a los mandamientos, es la obediencia a Jesucristo y a lo largo de toda la carta a los hebreos podemos ver que LOS QUE OBEDECEN SON LOS QUE CREEN (Heb. 3:18 y 19). Obedecemos a Jesucristo cuando venimos a Él y ponemos nuestra fe en Él:

“VENID A MÍ todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.”
Mateo 11:28

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, CREED TAMBIÉN EN MÍ.”
Juan 14:1

Por eso, el mismo autor de la carta a los hebreos afirma que los que hemos creído en Jesucristo, entramos en el reposo.

“Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron. Pero los que hemos creído entramos en el reposo”
Hebreos 4:2 y 3

La Buena Nueva es el Evangelio, cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo y en todo lo que Él ha hecho por nosotros, estamos siendo OBEDIENTES AL EVANGELIO, estamos siendo OBEDIENTES A LA FE.

“el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes OBEDECÍAN A LA FE.”
Hechos 6:7

En el Antiguo Pacto se nos habla de obedecer a la Ley de Moisés y a TODOS los mandamientos que encontramos en ella (amar a Dios, la circuncisión, las leyes dietéticas, guardar el Sábado y todas las Fiestas, etc, etc, etc . . .), pero en el Nuevo Pacto se nos habla de la OBEDIENCIA A LA FE, de la OBEDIENCIA AL EVANGELIO, de la OBEDIENCIA AL HIJO.

“Mas no todos OBEDECIERON AL EVANGELIO; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?”
Romanos 10:16

Obedecer al Evangelio es obedecer a la fe, es CREER EN EL EVANGELIO (LAS BUENAS NOTICIAS), es CREER EN CRISTO Y EN LO QUE ÉL HA HECHO POR NOSOTROS.

“y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para LA OBEDIENCIA A LA FE en todas las naciones por amor de su nombre;”
Romanos 1:5

Termino diciendo que la SALVACIÓN ES UN DON, ES UNA DÁDIVA, ES UN REGALO que recibimos por medio de la fe, sin NINGUNA OBRA DE NUESTRA PARTE para que NO nos podamos gloriar en nosotros mismos y solamente podamos gloriarnos en nuestro amado Señor Jesús.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es DON DE DIOS; no por obras, para que nadie se gloríe.”
Efesios 2:8 y 9

“la DÁDIVA DE DIOS es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 6:23b

Sí, es cierto, Jesucristo es el autor de eterna salvación para todos los que le obedecen, es decir, para todos los que hemos puesto nuestra fe y confianza en Él, para TODOS LOS QUE HEMOS CREÍDO.

“Mas a todos los que le recibieron, A LOS QUE CREEN en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”
Juan 1:12

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que TODO AQUEL QUE EN ÉL CREE, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Juan 3:16

“Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo y CREE EN ÉL, tenga vida eterna”
Juan 6:40

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación A TODO AQUEL QUE CREE”
Romanos 1:16

“. . . agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, SALVAR A LOS QUE CREEN.”
I Corintios 1:21

“En ÉL también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y HABIENDO CREÍDO EN ÉL, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”
Efesios 1:13