El Amor es Fuego Consumidor

La Biblia nos dice que Dios es amor y que Dios es fuego consumidor, por tanto, podemos afirmar que el amor es fuego consumidor. El amor que Dios tiene hacia nosotros es una llama de fuego que arde en nuestras vidas consumiendo todo lo que nos aleja de Él, todo lo que nos produce dolor, todo lo que nos ata, todo lo que nos esclaviza . . . Dios quiere seguir derramando de su amor en nuestras vidas para que sus llamas sigan ardiendo en nuestros corazones.

“Y se dijeron el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino, cuando nos abría las Escrituras?”
Lucas 24:32

Lo que Dios tiene por ti y por mí es pasión, es un amor ardiente y sus destellos son llamas que consumen.

"Llévame grabada en tu corazón como un tatuaje; llévame como un tatuaje grabada en tu piel. El amor es más fuerte que la muerte y la pasión más fuerte que el sepulcro. Sus destellos son de fuego, como una llama divina."
Cantar de los Cantares 8:6

Dejémonos abrazar por las llamas de su amor eterno y dejemos que esas llaman consuman todo lo que NO debe estar en nuestras vidas, que las llamas de su amor sigan purificándonos.

“Aterrados están los pecadores en Sion, el temblor se ha apoderado de los impíos. ¿Quién de nosotros habitará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?”
Isaías 33:14

¡NOSOTROS habitamos con el Fuego Consumidor, NOSOTROS habitamos con las llamas eternas del Amor de Dios!