Mandamientos débiles por la carne

La tradición religiosa / legalista enseña que los mandamientos nos ayudan a ser mejores personas, pero según Pablo, los mandamientos NO hacen mejor a nadie, de hecho, los que tienen más mandamientos, son peores, recordemos que los que eran más religiosos y tenían más mandamientos eran los que MÁS se oponían a Jesús.

No pienses en un globo rojo, ok? No pienses en un globo rojo” . . . solamente por decirte que NO pienses, ya estás pensando en un globo rojo, esto es un ejemplo de cómo funcionan los mandamientos en nuestros vidas, “Hey niño, haz lo que quieras, pero NO te subas a esa silla”, a lo mejor el niño ni siquiera había visto la silla, pero ahora ¿qué pasa? El niño es atraído por la silla, se acerca a la silla, toca la silla y finalmente: ¡se sube a la silla! . . . ja ja ja

Los mandamientos y prohibiciones, no pueden hacer nada por nosotros . . . son débiles por causa de nuestra carne, de nuestra debilidad humana.

“Porque ciertamente, queda anulado el mandamiento anterior por ser débil e inútil”
Hebreos 7:18

“Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo”
Romanos 8:3

Por tanto, nuestra vida no está basada en los mandamientos, ni en las prohibiciones, está basada en Jesucristo viviendo en nosotros, transformando nuestro corazón y produciendo los frutos que traerán gloria a Su Nombre.

“Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”
Gálatas 2:19 y 20