Una Generación de Víboras

Jesús llamó a los saduceos, fariseos y escribas “serpientes” y “generación de víboras” (Mt. 3:7; 12:34; 23:33), es curioso que las palabras más duras que Jesús pronunció fueron dichas a los religiosos, Jesús dio gracia a los pecadores “Yo tampoco te condeno” (Jn. 8:11) y dio la Ley de Moisés a los que se creían justos “Una cosa te falta” (Mc. 10:21).

En otra ocasión, Jesús les dice a los religiosos que son hijos de su padre el diablo (Jn. 8:44) y precisamente por eso, porque su padre es la serpiente antigua, ellos son serpientes. Ahora bien, ¿qué hizo la serpiente antigua en el Huerto de Edén? Hizo que el hombre y la mujer participaran del Árbol del Conocimiento del bien y del mal, este Árbol representa la Ley de Moisés porque es en la Ley donde encontramos el conocimiento del Bien y del Mal y ¿qué es lo que los saduceos, fariseos y escribas estaban dando de comer a la gente? La Ley de Moisés.

La antigua serpiente y las víboras quieren que participemos del Árbol del Conocimiento del bien y del mal, sin embargo, Dios quiere que participemos y comamos del Árbol de la Vida, Jesucristo, el Árbol de la Vida produce vida, el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal produce vergüenza, condenación, culpabilidad y muerte. Si vivimos con condenación, con culpabilidad, con vergüenza es porque estamos comiendo del Árbol equivocado, gloria a Dios, que podemos comer del Árbol que produce paz, salvación y vida: EL ÁRBOL DE LA VIDA, JESUCRISTO.

La serpiente es el Padre de la Mentira (Jn. 8:44) y muchas veces, se acerca y nos susurra:

• Si lees más la Biblia, tendrás más unción.
• Si oras más, serás sanado.
• Si das más, Dios te dará un buen trabajo.
• Si te apartas más del mundo, serás santo.
 
Si escuchamos las palabras de la serpiente, estaremos cayendo en una vida basada en la Ley y en las obras, estaremos intentando vivir una vida imposible de vivir. Los engaños y maquinaciones del enemigo NO son fáciles de detectar, ¿quién va a pensar que el diablo nos pueda decir que hay que leer más la Biblia? ¿quién va a pensar que el diablo nos pueda decir que hay que orar más? Sin embargo, debemos recordar que la serpiente es muy astuta (Gn. 3:1 / II Co. 11:3) y sigue intentando llevarnos a una vida basada en la Ley y en las obras, la serpiente sigue diciendo que obedeciendo los mandamientos, podremos ser como Dios; que haciendo algo bueno (orar, leer, ayunar, etc), tendremos recompensas; que obedeciendo y obrando, agradaremos a Dios. ¡No seamos engañados!

Los fariseos NO llevaban a los hombres a Dios, ni los llevaban a una vida de amor y de fe, los llevaban a una vida de sacrificios, de obediencia, de mandamientos, de Ley y de obras, las serpientes ayunaban, las serpientes oraban, las serpientes ofrecían sacrificios en el templo, las serpientes diezmaban, las serpientes se jactaban de ser hijos de Abraham y discípulos de Moisés, las serpientes NO comían con publicanos, ni con pecadores . . . PERO no dejaban de ser serpientes y una generación de víboras.

“Pero temo que, así como la serpiente engañó a Eva con su astucia, sean vuestros sentidos de alguna manera desviados de la SENCILLEZ que es en Cristo.”
II Corintios 11:3

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.