Él dio su vida por nosotros

Cuando Jesús estaba en la Cruz, él nos amó y dio su vida por nosotros, la Cruz no pudo matar a Jesús, nadie pudo quitarle la vida, Jesús mismo la entregó, por eso, él dijo:

“. . . YO DOY MI VIDA para tomarla de nuevo. NADIE ME LA QUITA, sino que YO LA DOY de mi propia voluntad.”
Juan 10:17b y 18

Jesús no murió en la Cruz derrotado, Él dio su vida de su propia voluntad y la dio con un grito de victoria . . .

“CONSUMADO ES.
Y habiendo inclinado la cabeza,
entregó el espíritu.”
Juan 19:30

¡CONSUMADO ES! . . . es un grito de victoria, el amor ha prevalecido, la voluntad del Padre ha sido hecha, la Escritura ha sido cumplida, la cabeza de la serpiente ha sido aplastada, el velo del Templo ha sido rasgado, todos nuestros pecados han sido quitados, todas nuestras deudas han sido perdonadas, nuestras enfermedades han sido sanadas, hemos sido reconciliados con Dios, un Nuevo Pacto comienza, una nueva vida . . . ¡CONSUMADO ES!

Cuando Jesús dijo “CONSUMADO ES” entregó su espíritu, la muerte en la cruz era lenta y dolorosa, pero la muerte de Jesús NO fue así, por eso, un centurión que estaba presente dijo:

“el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: VERDADERAMENTE ESTE HOMBRE ERA HIJO DE DIOS . . . Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto . . .”
Marcos 15:39 y 44a

Pilato se sorprendió porque sabía que la muerte en la cruz tomaba muchas horas e incluso días y el centurión se sorprendió porque Jesús murió dando un fuerte grito al decir: “CONSUMADO ES”. Jesús NO murió derrotado, Jesús murió en victoria, Jesús murió entregando su vida por nosotros y lo hizo porque nos amó.

“. . . el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”
Gálatas 2:20b

“. . . también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros . . .”
Efesios 5:2a

¡CONSUMADO ES!