Un mejor Monte

“Vosotros, en cambio, os habéis acercado al MONTE SION”
Hebreos 12:22

El escritor de la carta a los hebreos nos dice que nosotros NO nos hemos acercado a un monte que se puede tocar, ni a tinieblas, ni a oscuridad, ni a torbellino, ni a sonido de trompeta, este monte es el Monte Sinaí, cuando Moisés se acercó a este monte dijo: “ESTOY ATERRADO Y TEMBLANDO” (Heb. 12:21).

Nosotros nos hemos acercado a otro monte, nos hemos acercado al Monte Sion y NO nos hemos acercado con miedo, ni con temor, ni con espanto, nos hemos acercado con seguridad y confianza gracias a la sangre preciosa de Cristo.

El Monte Sinaí representa el Antiguo Pacto de la Ley y el Monte Sion representa el Nuevo Pacto de la Gracia. Pablo afirma que Agar, que representa el Antiguo Pacto, es el Monte Sinaí, veamos:

“Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la sierva (Agar) y otro de la libre (Sara). Pero el hijo de la sierva nació según la carne, y el hijo de la libre por medio de la promesa. Esto contiene una alegoría, pues estas mujeres son DOS PACTOS; UNO procede del monte Sinaí que engendra hijos para ser esclavos; ÉSTE ES AGAR. Ahora bien, AGAR es el MONTE SINAÍ en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, porque ella está en esclavitud con sus hijos.”
Gálatas 4:22-25

AGAR = MONTE SINAÍ = ANTIGUO PACTO DE LEY – Engendra hijos para esclavitud

¡Qué diferente es el Monte Sion, el Monte al que nos hemos acercado!

“Hermoso en su elevación, el gozo de toda la tierra es el monte Sion, en el extremo norte, la ciudad del gran Rey.”
Salmo 48:2

El Monte de Sion, el Nuevo Pacto de la Gracia, es el gozo de toda la tierra.

“Regocíjate y canta, oh moradora de Sion; porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.”
Isaías 12:6

Los que hemos entrado en el Nuevo Pacto por la sangre de Cristo, somos los que moramos en Sion, los que participamos y disfrutamos del Nuevo Pacto, por tanto, regocijémonos y cantemos porque grande es en medio de nosotros el Santo de Israel.

“He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.”
Isaías 28:16

El fundamento de Sion, el fundamento del Nuevo Pacto es JESUCRISTO, él es la piedra probada, angular y preciosa.

“Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre del SEÑOR será salvo; porque en el monte Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho el SEÑOR, y entre los sobrevivientes estarán los que el SEÑOR llame.”
Joel 2:32

Gloria a Dios que en el Monte Sion hay salvación, en el Nuevo Pacto hay salvación para todos los que creen e invocan el Nombre del Señor JESÚS (Ro. 10:13).

“Vosotros, en cambio, os habéis acercado al Monte Sion (al Nuevo y mejor Pacto, a las mejores promesas, a un mejor ministerio, a una mejor esperanza, a un mejor sacerdocio, a un mejor sacrificio, etc), y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, a la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos, y a Dios, el Juez de todos, y a los espíritus de los justos hechos ya perfectos, y a JESÚS, el mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la sangre de Abel.”
Hebreos 12:22-24

Gracias a Dios, ya estamos en el Monte Sion, vivimos bajo un Nuevo Pacto, ya formamos parte de la Ciudad del Dios vivo, la Jerusalén Celestial, la madre de todos, ya somos parte de la Familia de Dios, ya hemos sido perdonados, lavados, justificados, santificados y perfeccionados por la sangre de Jesús que habla mejor que la sangre de Abel.

“YA habéis sido lavados, YA habéis sido santificados, YA habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”
I Corintios 6:11

“estando YA justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.”
Romanos 5:9

“porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.”
Hebreos 10:14

Demos gloria a nuestro Dios por todo lo que Él ha hecho por nosotros, por la grandeza del Nuevo Pacto, por la maravillosa Gracia, por su Amor eterno y por su Hijo Jesucristo, nuestro amado Señor y Salvador.