Aborrecer / odiar = Amar menos

“Si alguno viene a mí, y NO ABORRECE a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.”
Lucas 14:26 - Versión Reina Valera 1960

¿Nos está enseñando Jesús que debemos aborrecer / odiar a nuestros padres? ¿Jesús quiere que odie a mis hijos y a mis hermanos? La respuesta es un rotundo NO. En el Evangelio de Mateo este mismo versículo está mucho más claro:

“El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí”
Mateo 10:37

Como podemos ver, en muchas ocasiones, la palabra “ABORRECER/ODIAR” significa “AMAR MENOS”. Veamos un ejemplo:

“Vio el SEÑOR que Lea era aborrecida . . .”
Génesis 29:31a

¿Aborrecía Jacob a Lea? . . . ¡No! . . . entonces, ¿qué sucedía? Jacob la amaba MENOS (amaba más a Raquel), por eso, Lea era “aborrecida” (amada menos).

“Jacob se llegó también a Raquel y AMÓ MÁS A RAQUEL QUE A LEA y . . . vio el SEÑOR que Lea era aborrecida . . .”
Génesis 29:30 Y 31a

Por tanto, cuando en el A.T. encontremos que Dios aborrece a los pecadores (Sal. 5:5; 31:6, etc), ¿Nos está diciendo la Escritura que Dios NO AMA a los pecadores? ¡NO! Debemos recordar que la palabra “aborrecer” también tiene el significado de “amar menos” (Jesús la usó con este significado en dos ocasiones Lucas 14:26 y 16:13), por tanto, Dios ama a todos los hombres, pero Dios AMA MÁS a los que hemos puesto nuestra confianza, esperanza y fe en Él, esto es algo lógico, yo amo a mi vecino, pero amo más a mi hijo.

Los que afirman que Dios odia / aborrece a los pecadores deberían estudiar más la Torá y estudiar un poco más de hebreo.

Recordemos que el Dios del Antiguo Testamento es el mismo Dios del Nuevo y DIOS ES AMOR, Él no puede dejar de amarnos.

“El que no ama, no ha conocido a Dios; porque DIOS ES AMOR . . . Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. DIOS ES AMOR; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.”
I Juan 4:8 y 16