Internet: la Amenaza del Imperio

Para muchos, especialmente para los religiosos, internet es una amenaza y es atacado de todas las formas habidas y por haber para hacer que los creyentes no se metan ni participen en blogs, foros, redes sociales, etc, etc Para estas personas internet es un nido de víboras, una cueva de ladrones, un caldo de cultivo de herejías donde nadie puede salir ileso. . .

Sin embargo, para otros creyentes, INTERNET ha sido y es una grandísima bendición porque hemos encontrado herramientas, amigos y hermanos que hubiera sido imposible conseguir de otra forma.

  • Gracias a INTERNET podemos tener en nuestro ordenador y móviles cientos de versiones de la Biblia, podemos tener diccionarios bíblicos y concordancias, también podemos aprender hebreo y griego, ¡Gloria a Dios por INTERNET y por lo que INTERNET ha traído a nuestras vidas!
  • Gracias a INTERNET podemos compartir lo que nuestro Dios nos da con otros creyentes, en Páginas Webs, en Blogs, en Foros, en Redes Sociales, podemos enseñar y podemos aprender de otros creyentes, ¡Qué bendición!
  • Gracias a INTERNET podemos predicar el Evangelio a personas que todavía no lo han escuchado, ¿Cómo no van a usar REDES los Pescadores?
  • Gracias a INTERNET podemos conocer y apoyar ministerios que, de otra forma, no habríamos sabido que existían.
  • Gracias a INTERNET podemos descubrir verdades que en muchas Iglesia se quieren ocultar por distintos motivos, el otro día, alguien preguntaba en Facebook: “¿Por qué en la Iglesia NO se predica del Nuevo Pacto?” Gracias a Dios que en INTERNET hay muchas enseñanzas del Nuevo Pacto, del Diezmo, de la Ley, de la Gracia . . .
  • Gracias a INTERNET tenemos a nuestra disposición predicaciones y estudios de grandes predicadores del pasado.

El Imperio está cayendo porque los creyentes están ahora conociendo TODA la Verdad gracias a las herramientas que INTERNET ha proporcionado, los creyentes rebeldes al Imperio están uniéndose a través de los Blogs y las Redes Sociales y están conociendo lo que se les había ocultado durante siglos, ahora están entendiendo su verdadera identidad, su verdadero propósito y lo que verdaderamente importa: disfrutar del amor y de la presencia de su Dios, poder conocerle de una forma personal y poder anunciar las Buenas Noticias de la Gracia y del Amor de Dios a un mundo herido y perdido.

¡Qué la Fuerza nos siga acompañando!