Preciosas y Maravillosas Promesas

¿Cuántos hemos dicho que íbamos a hacer algo y al final no lo hemos hecho? ¿Cuántas veces hemos dicho: “A partir de mañana”, pero cuando el mañana llega, las cosas siguen igual?

Nosotros prometemos hacer cosas, pero fallamos miserablemente, el Pueblo de Israel dijo: “Haremos todo lo que el Señor ha dicho”, pero todos conocemos la historia, a los pocos días estaban haciendo un becerro de oro.

Gracias a Dios las promesas que Dios hace son firmes y ahora, en el Nuevo Pacto, tenemos MEJORES PROMESAS, ¿por qué? Porque es Dios quien ha hecho dichas promesas y Dios es fiel y verdadero, todo lo que dice lo cumple. Veamos lo que Dios dijo que haría y llevó a cabo haciéndose hombre y muriendo por nosotros:

• Dios hará algo nuevo. Is. 43:19
• Dios abrirá caminos en el desierto. Is. 43:19
• Dios abrirá ríos en la soledad. Is. 43:19
• Dios vendrá y nos salvará. Is. 35:4
• Dios tendrá compasión de nosotros con misericordia eterna. Is. 54:9
• Dios no apartará su misericordia de nosotros. Is. 54:10
• Dios escribirá su Ley en nuestro corazón. Jer. 31:33
• Dios perdonará nuestra maldad. Jer. 31:34
• Dios nos rociará con agua limpia y quedaremos limpios. Ez. 36:25
• Dios nos limpiará de todas nuestras manchas. Ez. 36:25
• Dios no recordará nuestro pecado. Jer. 31:34
• Dios nos dará un corazón nuevo y un espíritu nuevo. Ez. 36:26
• Dios quitará nuestro corazón de piedra y nos dará un corazón de carne. Ez. 36:26
• Dios pondrá su Espíritu en nosotros. Ez. 36:27
• Dios hará un Pacto eterno con nosotros. Is. 61:8 / Jer. 32:40
• Dios será nuestro Dios y nosotros seremos Su Pueblo. Jer. 31:33 / Heb. 8:10

Todas estas son las promesas mejores del Nuevo Pacto, promesas que ahora podemos experimentar y disfrutar.

"Pero a Jesús se le ha dado un servicio más importante. Asimismo, también el Nuevo Pacto que Él trajo es más grande que el anterior porque se basa en mejores promesas."
Hebreos 8:6 – La Biblia Palabra de Dios para Todos

Gracias a Dios que NO hay lugar para que nosotros hagamos nada, lo único que debemos hacer ahora es recibirle a Él, recibir su amor, recibir su gracia, recibir su misericordia, recibir sus promesas maravillosas y disfrutar de nuestro Dios.

“Pues su divino poder nos ha concedido TODO cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha concedido sus PRECIOSAS Y MARAVILLOSAS PROMESAS”
II Pedro 1:3 y 4

“. . . TODAS las promesas de Dios son en él SÍ, y en él AMÉN, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.”
II Corintios 1:20

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.