Nuestra Pascua es Cristo

“porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. Así que celebremos la fiesta . . .”
I Corintios 5:7b y 8a

En la Fiesta de la Pascua, el Pueblo de Israel nació y comenzó a florecer, no creo que sea una coincidencia que esta Fiesta se celebre en primavera, Dios se acordó de su Pueblo en esclavitud en Egipto y con mano fuerte y brazo extendido, Dios liberó a su Pueblo de Casa de Servidumbre.

Antes de su salida de Egipto, cada familia del Pueblo de Israel tuvo que sacrificar un cordero sin defecto y poner la sangre en los marcos de las puertas para ser librados del heridor que entraría a matar todos los primogénitos que hubiese en las casas (en una casa podrían morir tres personas: abuelo, padre e hijo).

“Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo . . .”
Juan 10:9

Jesús dijo que él era la Puerta y esta puerta estaba marcada con su propia sangre, ahora gracias a su vida, su muerte y su resurrección podemos ser libres de nuestro Egipto, de nuestro faraón, de nuestro pecado, de nuestras cadenas, de nosotros mismos . . .

Cuando conocimos a Jesús y pusimos nuestra fe en Él, la Primavera llegó a nuestro corazón, nacimos de nuevo y nuestras vidas comenzaron a florecer. Jesús fue el cordero sin defecto que murió por cada uno de nosotros para que en su sangre nuestras ropas pudiesen ser emblanquecidas y para que por su muerte, nosotros pudiésemos tener vida, una vida en abundancia.

Es muy interesante que a la misma hora que la sangre de los corderos de la Pascua estaba siendo derramada en el Templo, Jesús estaba derramando su sangre por ti y por mí, Jesús es nuestra Pascua, Jesús es el Cordero que quitó nuestro pecado, celebremos la Fiesta y ¡Jesús es la Fiesta!, por tanto, celebremos la vida, la muerte y la resurrección de Jesús, todo lo que tenemos es por Él, celebremos a Jesús con sinceridad y con verdad.

“porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.”
I Corintios 5:7b y 8

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.