Muchas Moradas

“No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros. Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros. Y conocéis el camino a donde voy.”
Juan 14:1-4

Jesús les dice a sus discípulos que iba a preparar un lugar para ellos, una morada en la Casa del Padre, ¿cuándo prepararía ese lugar? ¿cuándo prepararía una morada en la Casa del Padre? . . . Cuando Jesús murió en la cruz. Al morir en la cruz, Jesús llevó los pecados del mundo y perdonó todos los pecados de los hombres, al morir, Jesús preparó una morada en la Casa del Padre para los que creemos en Él.

“No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Un poco más de tiempo y el mundo no me verá más, pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En ese día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.”
Juan 14:18-20

Jesús les dice a sus discípulos que no les iba a dejar huérfanos porque aunque iba a morir, también iba a resucitar. Jesús vendría a ellos y aunque el mundo no le vería (ya que Jesús iba a morir en la cruz), ellos SÍ le verían (porque iba a resucitar e iba a vivir en ellos), el mismo Jesús dice que “en ese día”, es decir, cuando resucite y venga a vosotros, “conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.”.
Recordemos lo que dijo en el versículo 3:

“Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy (en el Padre), allí estéis también vosotros.”

Jesús dijo que cuando resucitase, vendría a ellos y les tomaría con él para que donde Jesús está, ellos también estén, Jesús les está diciendo que ellos estarían en la Casa del Padre porque Jesús está en el Padre y ellos estarían en Jesús:

“En ese día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.”
Juan 14:20

Jesús está en el Padre, nosotros estamos en Él y Él está en nosotros. ¡AleluYah!

Gracias a la muerte de Cristo, nosotros tenemos una morada en la Casa del Padre, gracias a lo que Jesús hizo por cada uno de nosotros, tenemos un lugar en el corazón del Padre, Jesús está en el Padre, nosotros en Él y Él en nosotros.

“Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.”
Juan 14:23

Todos los que amamos al Señor, todos los que hemos puesto nuestra fe y confianza en Él, tenemos la presencia del Padre y de Jesús en nuestras vidas, ahora somos morada de Dios, por eso, Pablo afirma que:

“¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?”
I Corintios 3:16

“Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo: HABITARE EN ELLOS, Y ANDARE ENTRE ELLOS; Y SERE SU DIOS, Y ELLOS SERAN MI PUEBLO.”
II Corintios 2:16

Gracias a Jesús, tenemos un lugar en la Casa del Padre, Jesús ha preparado ese lugar a TODO AQUEL QUE CREE EN ÉL.


Jesús está en el Padre,
nosotros estamos en Él
y Él está en nosotros.


¡GLORIA A SU NOMBRE POR SIEMPRE!

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.