También los demonios creen en Dios

Cuando hablamos de la salvación SÓLO por la fe, muchos religiosos nos dicen:

Hey, pero también los demonios creen, entonces, ¿son salvos?

Esta afirmación la sacan de Santiago 2:19, veamos:

“Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.”

Ya que estamos con las preguntas, vamos a preguntarnos algo:

¿Conocemos a alguien que crea en Dios? Creo que todos conocemos a personas que creen en Dios, pero ahora viene la pregunta clave:

Estas personas que creen en Dios, ¿solamente por creer en Dios son salvas?

La respuesta es un rotundo NO. Muchos mormones creen en Dios, muchos Testigos de Jehová creen en Dios, muchos judíos creen en Dios, muchos musulmanes creen en Dios, etc, etc, etc

Fijémonos que Santiago NO dice: “Tú crees en Jesucristo”, él dijo: “Tú crees en Dios” y a continuación dice: “Bien haces”, está muy bien creer en Dios, por supuesto que sí, PERO creer en Dios NO salva, el que nos ha salvado es Jesucristo y cuando ponemos nuestra fe y confianza en Él y en lo que Él ha hecho por nosotros, podemos experimentar su salvación, su perdón y su vida.

“Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.”
Hechos 16:30 y 31

¿Los demonios creen en Dios? ¡Claro que sí! ¿Son salvos? ¡Caro que no! Jesús es el Salvador del Mundo, él vino a salvar a los hombres, no a los ángeles.

“Jesús se hizo hombre para liberar a los hombres, quienes habían estado esclavizados toda la vida por temor a la muerte. Sabemos que Jesús vino a rescatar a los descendientes de Abraham, no a los ángeles."
Hebreos 2:15 y 16

“Nosotros vimos y declaramos que el Padre envió a su Hijo para ser el Salvador del mundo.”
I Juan 4:14

Por tanto, la pregunta que debemos hacernos es:

¿CREEMOS EN JESUCRISTO?

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.”
Juan 3:16 y 17