Cuando peco, apruebo que la Ley es buena

¿Puedes ver la diferencia entre Pablo y los Religiosos de su época?

“Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.”
Romanos 7:16

Los religiosos decían y dicen: “Cuando cumplo los mandamientos, apruebo que la Ley es buena”, sin embargo, Pablo decía: “Cuando peco, apruebo que la Ley es buena.” Pablo NO quería pecar, pero pecaba, lo que NO quería hacer, al final terminaba haciéndolo.

Muchos podrían decir: ¿Pablo haces lo que NO quieres hacer y de esta forma apruebas que la Ley es buena? . . . Solamente una persona que ha entendido el propósito de la Ley puede entender estas palabras de Pablo, la Ley se dio para mostrarnos que somos pecadores y que no podemos obtener la justicia, ni la salvación a través de nuestras obras, por tanto, cuando pecamos, estamos reconociendo que la Ley es buena cumpliendo su propósito y llevando a cabo su ministerio de condenación y muerte (II Co. 3:7-9).

Digan lo que digan, la Ley NO se dio para que pudiésemos vivir por ella en justicia y santidad, la Ley se dio para llevarnos a Cristo, Cristo es el fin de la Ley (Ro. 10:4) y, una vez, en Cristo, podemos vivir con Él disfrutando de una nueva vida, una nueva Ley, una mejor esperanza, un mejor Pacto y mejores promesas.