La Ley produce IRA . . . la Fe produce PAZ

“porque la ley produce IRA”
Romanos 4:15

Hoy en día, muchos siguen pensando que la Ley produce paz, justicia, santidad, vida . . . estos creyentes NO han entendido que la Ley no fue dada para hacernos mejores personas, fue dada para mostrarnos que somos peores de lo que nosotros pensamos, nos muestra que somos pecadores y que necesitamos la misericordia y el perdón de Dios, Pablo nos enseña que la propia Ley despierta pasiones pecaminosas (Ro. 7:5).

Los que quieren vivir bajo el Antiguo Pacto aferrándose a la Ley de Moisés, se encuentran viviendo bajo pecado, bajo maldición y bajo la ira de Dios porque es la propia Ley la que da poder al pecado y produce IRA . . .

“el poder del pecado es la ley”
I Corintios 15:56

Pablo nos enseña claramente que tanto los judíos sin Jesucristo como los gentiles sin Jesucristo se encuentran exactamente en la misma situación: todos bajo pecado y todos bajo maldición.

“¿Somos nosotros (judíos) mejores que ellos (gentiles)? De ninguna manera; porque ya hemos denunciado que tanto judíos como griegos están TODOS BAJO PECADO; como está escrito: NO HAY JUSTO, NI AUN UNO”
Romanos 3:9 y 10

Sin embargo, por medio de Jesucristo somos libres del pecado, somos libres de la maldición que produce la Ley por nuestra desobediencia y somos libres de la ira de Dios.

Los creyentes en Jesucristo hemos muerto a la Ley de Moisés (Ro. 7:4 / Gl. 2:19), por eso, la Ley NO tiene poder sobre nosotros, por eso, el pecado no tiene poder sobre nosotros, por eso, ahora tenemos PAZ para con Dios y NO hay ninguna condenación.

La Ley produce IRA . . . la Fe produce PAZ . . .

“Por tanto, habiendo sido justificados por la FE, tenemos PAZ para con Dios por medio de nuestro Señor JESUCRISTO, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la FE a esta GRACIA en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la GLORIA DE DIOS.”
Romanos 5:1 y 2

¡VIVAMOS POR FE, CONFIANDO EN LO QUE ÉL ES, EN LO QUE ÉL NOS HA DADO Y EN LO QUE ÉL HA HECHO POR NOSOTROS! ¡ESTEMOS FIRMES EN LA GRACIA!