Perdonados por Su muerte y salvos por Su vida

Cuando Jesús murió, Él estaba llevando todos los pecados de TODO el mundo, cuando Jesús nos perdonó, él estaba perdonando a TODO el mundo, tengo que reconocer que antes NO creía lo que acabo de decir, pero si esto es así, entonces ¿todo el mundo es salvo? ¿todo el mundo va al cielo? La respuesta es un rotundo NO. Aunque nuestros pecados fueron quitados y fuimos COMPLETAMENTE perdonados (de los pecados pasados, presentes y futuros), para ser salvos necesitamos nacer de nuevo, necesitamos recibir la vida que solamente nuestro Señor Jesús nos puede dar.

En Jesús está la vida, pero no solamente está la vida en Él, Jesús es la vida y cuando ponemos nuestra confianza en Él y en lo que Él ha hecho por nosotros, recibimos Su vida, recibimos Su Presencia y es en ese momento cuando Su Espíritu comienza a morar en nuestras vidas y nacemos de nuevo.

Por su muerte hemos sido perdonados, pero por su vida somos salvos.

“Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos POR SU VIDA.”
Romanos 5:2

Somos salvos por Su vida, una vida abundante, espiritual, eterna e indestructible.