La Ley del Espíritu de Vida vs La Ley del Pecado y de la Muerte

En mi anterior reflexión, hablamos de la maravillosa Ley de la Fe, una Ley en la que podemos descansar confiando en lo que Jesús ha hecho por nosotros y en lo que ahora somos en Él. En esta reflexión me gustaría hablar de la Ley del Espíritu de Vida y de la Ley del Pecado y de la Muerte.

Cuando vivimos por la Ley de la Fe, la Ley del Espíritu de Vida nos libera de la Ley del Pecado y de la Muerte, pero los que quieren aferrarse a la Ley de las Obras están bajo el poder y el dominio de la Ley del Pecado y de la Muerte.

La Ley del Pecado y de la Muerte dice: “el alma que pecare esa morirá” (Ez. 18:4 y 20), de esta Ley nos habla Pablo cuando afirma: “la paga del pecado es la muerte” (Ro. 6:23a), esta Ley la encontramos en toda la Escritura, Dios mismo la estableció desde un principio (Gn. 2:17), pero ¿cómo podemos ser liberados de esta Ley? Por medio de la Ley del Espíritu de Vida en Cristo Jesús.

Cuando ponemos nuestra confianza y fe en Él y en lo que Él ha hecho por nosotros, nacemos de nuevo, el Espíritu de Dios nos da vida, una vida abundante, espiritual, eterna e indestructible, esta vida NO se consigue por medio de las obras de la Ley, ni de la Ley de las Obras, se consigue creyendo (por medio de la Ley de la Fe):

“¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?”
Gálatas 3:2

Me gusta mucho como lo dice la Biblia Palabra de Dios Para Todos:

“¿recibieron ustedes el Espíritu por cumplir la ley? Ustedes recibieron el Espíritu porque escucharon las buenas noticias y creyeron en ellas.”
Gálatas 3:2 y 3

Cuando escuchamos las Buenas Noticias y creímos en ellas, nacimos de nuevo, es decir, recibimos el Espíritu Santo y el Espíritu Santo nos dio vida.

“El espíritu es el que da vida”
Juan 6:63

“la letra mata, mas el espíritu vivifica.”
II Corintios 3:6b

La letra mata, mata porque todos hemos pecado y al pecar, la Ley del Pecado y de la Muerte se aplica inmediatamente a nuestras vidas, produciendo muerte espiritual, pero el Espíritu vivifica, el Espíritu de Dios nos ha dado vida y por medio de esta vida, estamos vivos para Dios, pero muertos al pecado (Ro. 6:11), al mundo (Gl. 6:14) y a la Ley (Ro. 7:4).

Si queremos vivir por la Ley de las Obras, confiando en lo que hacemos, la Ley del Pecado y de la Muerte nos alcanzará y nos matará, pero si vivimos por la Ley de la Fe, la Ley del Espíritu de Vida nos librará del Pecado y de la Muerte, capacitándonos para vivir una nueva vida en Cristo Jesús.

“Porque LA LEY DEL ESPÍRITU DE VIDA EN CRISTO JESÚS me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.”
Romanos 8:2