¡Todo es Gracia!

Por su gracia soy lo que soy, por su gracia tengo lo que tengo y por su gracia puede hacer lo que puedo hacer, todo es gracia y su gracia me acompaña en todo momento, su gracia me cubre, su gracia llena mi corazón, su gracia me enseña a decir “no” al pecado, su gracia me lleva a los brazos de Jesús, su gracia me ha hecho libre, por ella he sido salvado, por ella Jesús murió por cada uno de nosotros, por esta maravillosa gracia, Dios nos ha perdonado, todo es gracia.

No hay nada que podamos tener que no hayamos recibido y lo que hemos recibido ha sido por su gracia, ¡Oh la maravillosa gracia de nuestro Dios! Nuestro Dios es poderoso para que abunde la gracia en nuestras vidas en todo momento y en toda situación.

He conocido la vida de la religión y he conocido la vida de la Ley, no tengo ninguna duda: ¡me quedo con la vida en la gracia! ya no quiero, ni anhelo, ni deseo otro tipo de vida, si me quitas la gracia, prefiero morir, la gracia es la que me ha dado alas para poder volar en las alturas con el Altísimo, para poder ser libre realmente, para poder mirar a sus ojos sin tener NADA de qué avergonzarme, para poder acudir a Él cuando he caído, esperando que mi Buen Pastor me levante.

Moisés nos trajo la Ley, pero Jesús nos trajo algo MUCHO mejor, Jesús nos trajo la GRACIA para que todos podamos experimentar y vivir en esta sublime Gracia de Dios.

“ASOMBROSA GRACIA,
QUÉ DULCE ES EL SONIDO
QUE SALVÓ A UN MISERABLE COMO YO
UNA VEZ ESTUVE PERDIDO
PERO ÉL ME ENCONTRÓ
UNA VEZ ESTUVE CIEGO
PERO AHORA PUEDO VER”