Jesús: el Hijo Rebelde

Los fariseos y los intérpretes de la Ley, afirmaban que guardaban la Torá, afirmaban que eran hijos de Abraham, afirmaban que amaban a Dios y aborrecían el pecado, PERO un buen día, su Dios se hizo hombre y estos observantes de la Ley, que afirmaban que amaban tanto a Dios, fueron los que le llevaron a la Cruz. Tenían las mentes llenas de leyes, de mandamientos, de prohibiciones, de tradiciones . . . pero su corazón estaba vacío, un corazón sin amor, sin gracia y sin la presencia de Dios, sus corazones eran de piedra como las mismas Tablas de la Ley.

Una de las cosas que decían de su Mesías era:

“Mirad, un hombre GLOTÓN y BEBEDOR DE VINO, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores.”
Lucas 7:34

¿Sabes lo que estaban haciendo al decir estas palabras? ¡Estaban citando la Torá! Estaban citando un versículo de la Ley de Moisés! Los fariseos e intérpretes de la ley estaban citando la Ley para condenar a Jesús, para matar al Mesías prometido y tan esperado ¡Qué triste! . . . Veamos de dónde sacaron estas palabras:

“Si un hombre tiene un hijo terco y rebelde que no obedece a su padre ni a su madre, y cuando lo castigan, ni aun así les hace caso, el padre y la madre lo tomarán y lo llevarán fuera a los ancianos de su ciudad, a la puerta de su ciudad natal, y dirán a los ancianos de la ciudad: "Este hijo nuestro es terco y rebelde, no nos obedece, es GLOTÓN Y BORRACHO."”
Deuteronomio 21:18-20

Como hemos leído, cuando unos padres tenían un hijo rebelde, los padres debían llevarle a los ancianos de la ciudad y tenían que decir: “Nuestro hijo es terco y rebelde, es GLOTÓN Y BORRACHO.

Jesús sabía perfectamente lo que realmente estaban diciendo estos fariseos e intérpretes de la Ley:

“Jesús es un rebelde, no obedece a Dios porque no guarda la Ley de Moisés quebrantando el Shabat, tocando leprosos y comiendo con pecadores, por eso, Jesús es UN GLOTÓN Y UN BORRACHO . . . debe MORIR”.

Si seguimos leyendo entenderemos dónde iban estos observantes de la Ley:

“Entonces todos los hombres de la ciudad lo apedrearán hasta que muera.”
Deuteronomio 21:21

Los fariseos e intérpretes de la Ley escogieron muy bien las palabras dirigidas a su Dios: “GLOTÓN Y BORRACHO”, por eso, Jesús las menciona . . . ¿Para qué les sirvió la Ley a estos hombres? Para condenar a su Mesías, a su Salvador, a su Dios.

“Entonces le dijeron a Jesús: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios . . . Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre NO procede de Dios, porque NO guarda el día de reposo . . . nosotros, discípulos de Moisés somos. Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero respecto a ése, no sabemos de dónde sea. Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.”
Juan 8:41; 9:16, 28 y 29; 10:31-33

Para los religiosos, Jesús fue un hijo terco, rebelde, glotón y borracho, amigo de pecadores, PERO para nosotros . . . los que le hemos conocido . . . para nosotros los que hemos puesto nuestra confianza y esperanza en Él, JESÚS ES PRECIOSO.

“Para vosotros, pues, los que creéis, ÉL ES PRECIOSO; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer . . .”
I Pedro 2:7 y 8

“Así dice el Señor DIOS: He aquí, pongo por fundamento en Sion una piedra, una piedra probada, angular, PRECIOSA, fundamental, bien colocada. El que crea en ella no será perturbado.”
Isaías 28:16

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.