Un Pacto con defecto: ¡Nosotros!

La Escritura nos muestra que el Antiguo Pacto fue invalidado por el Pueblo de Israel:

“. . . vienen días en los cuales haré NUEVO PACTO con la casa de Israel y con la casa de Judá. NO COMO EL PACTO QUE HICE con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; PORQUE ELLOS INVALIDARON MI PACTO”
Jeremías 31:31 y 32

El Eterno dice que el Nuevo Pacto NO es como el Antiguo Pacto que hizo con Su Pueblo, el Nuevo Pacto es un Pacto diferente, es un Pacto Nuevo, es un Pacto mejor.

“Pues SI aquel primer pacto hubiera sido sin defecto, no se hubiera buscado lugar para el segundo.”
Hebreos 8:7

Como hemos leído, el Antiguo Pacto tenía un defecto y ese defecto era: la debilidad de los hombres.

“Porque lo que era IMPOSIBLE para la ley, por cuanto ERA DÉBIL POR LA CARNE, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne”
Romanos 8:3

“Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su DEBILIDAD e INEFICACIA (pues NADA perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.”
Hebreos 7:18 y 19

El defecto del Antiguo Pacto NO estaba en el propio Pacto, ni estaba en la Ley, estaba en la incapacidad de Su Pueblo para cumplir dicho Pacto y para guardar la Ley, como podemos leer:

“. . . cuando Dios encontró DEFECTOS en el pueblo, dijo: MIRAD QUE VIENEN DIAS, DICE EL SEÑOR, EN QUE ESTABLECERÉ UN NUEVO PACTO . . .”
Hebreos 8:8

Por todo esto, el Nuevo Pacto es MEJOR y no depende de nuestra obediencia, ni de nuestras obras, ni depende de lo que nosotros podemos hacer, el Nuevo Pacto depende de lo que Jesús ha hecho por nosotros. Gracias a Dios, ya NO tenemos que matar a nuestras mascotas para cubrir nuestros pecados, ya que el Cordero de Dios los quitó de UNA VEZ Y PARA SIEMPRE.

“He aquí el Cordero de Dios, que QUITA el pecado del mundo.”
Juan 1:24

Solo Jesús pudo llevar y quitar los pecados del mundo y sólo en su preciosa sangre tenemos el perdón de TODOS nuestros pecados:

“porque esto es mi SANGRE DEL NUEVO PACTO, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados.”
Mateo 26:28

“En Él tenemos redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de su gracia”
Efesios 1:7