¿Estamos viviendo en los días de Ananías y Safira?

HECHOS 5:1-11

Algunos creyentes afirman que estamos viviendo en los días de Ananías y Safira, ya que enseñan que un hijo de Dios puede ser juzgado por Dios y puede morir por algún pecado en concreto, gracias a Dios, estos creyentes están equivocados. Veamos:

Algo muy importante que debemos entender es que Ananías y Safira NO eran creyentes, esto es algo que debe causarnos paz, ya que Dios NO va matando a sus hijos cuando fallamos, ni cuando pecamos, ni cuando caemos.

“Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.”
Hechos 4:32

En este versículo vemos que los que habían creído tenían un mismo sentir y todas las cosas eran compartidas, pero unos versículos más adelante podemos leer:

“Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad,”
Hechos 5:1

Está claro que este hombre juntamente con su mujer NO pertenecían al grupo de la multitud que era de un corazón y un alma, además es muy significativo que la Escritura presente a Ananías usando la expresión “cierto hombre”. Cuando en Hechos se habla de un cristiano, nunca encontramos la expresión “cierto hombre”, ejemplos:

“Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías . . .”
Hechos 9:10

“Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita . . .”
Hechos 9:36

“. . . había allí cierto discípulo llamado Timoteo . . .”
Hechos 16:1

Otra cosa que vemos en este incidente es que el diablo llenó el corazón de Ananías, algo que un verdadero creyente NO experimentaría nunca.

“Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?”
Hechos 5:3

Al final de la historia encontramos unos versículos que nos dan la clave para poder ver que Ananías y Safira NO eran creyentes, veamos:

“Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón. DE LOS DEMÁS, NINGUNO SE ATREVÍA A JUNTARSE CON ELLOS; mas el pueblo los alababa grandemente.”
Hechos 5:12-13

Aquí encontramos tres grupos de personas:

• La Iglesia con los apóstoles.
• Los demás que no se atrevían a juntarse con ellos.
• El Pueblo que los alababa grandemente.

Ananías y Safira no eran creyentes, querían formar parte de la Iglesia, pero no con buenas intenciones (desconocemos sus verdaderos motivos), por eso, la expresión “DE LOS DEMÁS” se refiere a otros como Ananías y Safira, pero que al ver lo que les sucedió ya NO se atrevían a juntarse con los apóstoles, ni con la Iglesia.

DOS POSIBLES INTERPRETACIONES

PRIMERA: UN INFARTO O ALGO SIMILAR

La Escritura NO nos dice que Dios matase a Ananías y Safira, por tanto, no podemos afirmar que fuese Dios quien los mató. Hace dos o tres años, un pastor confesó a su congregación que había sido infiel a su esposa y cayó muerto en ese instante, ¿Crees que Dios mató a este Pastor? Por supuesto que NO, este hombre murió de un infarto, de igual forma, Ananías y Safira pudieron también sufrir un infarto o algo similar al haber sido descubiertos.

SEGUNDA: DIOS DEFIENDE A SU PUEBLO

Dios NO está juzgando los pecados, Dios está defendiendo a Su Pueblo que está en sus primeros pasos. Yo veo aquí a Dios como un Padre defendiendo a sus hijos de lo que estuvieran tramando ese cierto hombre llamado Ananías junto con su mujer y los demás que tenían pensado unirse a la Iglesia (¿serían fariseos?), Dios es amor y su gracia es abundante, pero Dios defiende a sus hijas y a sus hijos, Ananías y Safira cayeron muertos, si su Pueblo está en peligro, creo que todo buen Padre defendería a su familia. Por tanto, este incidente no trata del juicio de Dios sobre sus hijos, trata de lo que Dios estuvo dispuesto a hacer para defender a sus hijos.

Para mí estas dos interpretaciones son viables, lo que NO es aceptable es usar esta historia para negar el Nuevo Pacto de Gracia y lo que Jesucristo hizo por nosotros.

Los que afirman que Ananías y Safira eran creyentes y que Dios les castigó, les juzgó y les mató, están afirmando que Jesús NO llevó todos nuestros pecados, ni llevó nuestro castigo.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.