Este hombre NO es de Dios - Juan 9:16

Estas palabras fueron pronunciadas por un grupo de fariseos refiriéndose a nuestro Señor Jesús. Como todos sabemos:

  • Jesús convirtió el agua en vino
  • Jesús sanó a los leprosos
  • Jesús alimentó a los hambrientos
  • Jesús sanó a los paralíticos
  • Jesús dio vista a los ciegos
  • Jesús echó fuera demonios
  • Jesús bendijo a los niños
  • Jesús nos enseñó a amar
  • Jesús caminó sobre las aguas
  • Jesús calmó la tempestad
  • Jesús resucitó a los muertos

PERO, según un grupo de religiosos, “ESTE HOMBRE NO ES DE DIOS”. ¿No te parece ridículo que después de todo lo que hizo Jesús, le digan que NO es de Dios porque ha “quebrantado” el Shabat?

Los fariseos enseñaban que si alguien escupía sobre una piedra, NO pasaba nada, pero si alguien escupía sobre la tierra, entonces estaba quebrantando el Shabat y como Jesús había escupido sobre la tierra, entonces NO podía ser el Mesías, ni podía ser de Dios. Es impresionante hasta dónde puede llegar la necedad de los religiosos.

Según los fariseos, Jesús estaba quebrantando el Shabat porque NO se sometió a las leyes, normas, reglas, interpretaciones y mandamientos que los hombres habían impuesto.

Hoy en día, los religiosos quieren seguir imponiendo leyes, normas, reglas y mandamientos sobre los demás, siguen fijándose en lo externo, en los días, en la comida, en el dinero, en la ropa, en los nombres, en las denominaciones, en lo que hacemos y no hacemos (y nos juzgan según lo que ellos creen que está mal y está bien) . . . a los religiosos NO les importa las otras personas, por eso, dijeron (estoy parafraseando):

“no nos importa si Jesús ha sanado al enfermo, no nos importa si ha dado de comer al hambriento, no nos importa si ha bendecido a nuestros hijos, no nos importa si ha echado fuera demonios, no nos importa si ha enseñado la Ley, sus discípulos comen pan sin lavarse las manos y Él ha quebrantado el Shabat, está claro: ESTE HOMBRE NO ES DE DIOS.”