Por lo que haces y por lo que NO haces

Cuando se habla de la Parábola del Hijo Pródigo, normalmente se pone énfasis en lo que el Padre hizo por su hijo demostrándole su amor, ahora me gustaría que nos enfocásemos en lo que el Padre NO hizo (también demostrando su amor) cuando su hijo vuelve a Casa:

  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO se avergüenza de su hijo.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO le echa en cara sus malas decisiones.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO está enfadado con su hijo.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre no le reprocha que solamente había venido por el hambre que estaba pasando.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO le rechaza.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO le repudia.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO le castiga por su pecado.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO hace mucho caso al “sermón” que había preparado y memorizado el hijo, de hecho, no le deja acabar dicho “sermón”.
  • Cuando el hijo pródigo vuelve a la Casa del Padre, el Padre NO había dejado de esperarle y de amarle.

¿No es maravilloso el amor del Padre? ¿No es tremendo?

Gracias Padre por tu gran AMOR, por lo que haces y por lo que NO haces.