Hijos para esclavitud

“estas mujeres son LOS DOS PACTOS; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da HIJOS PARA ESCLAVITUD”
Gálatas 4:24

Muchos se escandalizan con mis mensajes porque piensan que predicar de la gracia y del amor, lleva al pecado y produce vidas sin fruto, estos que se escandalizan, ni entienden la Ley, ni han entendido la Gracia, ni han entendido el Nuevo Pacto, el haber sido aceptados por el Amado, nos lleva a aceptar a los demás; el haber sido amados, nos lleva a amar a los demás; el haber sido perdonados, nos lleva a perdonar a los demás; el haber recibido gratuitamente, nos lleva a dar gratuitamente . . .

“en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino LA FE QUE OBRA POR EL AMOR.”
Gálatas 5:6

Es el amor del Mesías el que impulsa nuestra vida, es Su gracia la que nos capacita y nos enseña, es Su Espíritu el que guía nuestros pasos, como dijo Pablo: “Por la gracia de Dios soy lo que soy” (I Co. 15:10). Este es el mensaje del Nuevo Pacto, esta es la Verdad del Evangelio, para nuestro hermano Pablo, volver a una vida de: “haz esto y no hagas aquello, toca esto y no toques aquello, come esto y no comas aquello, ponte esta ropa y quítate esa …” es una vida de esclavitud y para Pedro es un yugo que nadie ha podido llevar.

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos AL YUGO DE ESCLAVITUD. He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo.”
Gálatas 5:1 y 2

No somos hijos de la esclava, somos hijos de la promesa, somos hijos de la libre, estemos firmes en esta libertad, ¡honremos a nuestra madre! y disfrutemos de todo lo que nuestro Dios nos ha dado GRATUITAMENTE.

“Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa . . . De manera, hermanos, que NO somos hijos de la esclava, sino de la libre.”
Gálatas 4:28 y 31