Guardaos de la Levadura de los Religiosos

Jesús nos dijo que nos guardásemos de la levadura de los fariseos y de los saduceos, es curioso que NO dijese guardaos de los idólatras o guardaos de los adúlteros o guardaos de las prostitutas o guardaos de los pecadores . . .

“Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos.”
Mateo 16:6

Unos versículos más adelante podemos ver de lo que estaba hablando Jesús:

“Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la DOCTRINA de los fariseos y de los saduceos.”
Mateo 16:12

Nuestra doctrina afecta nuestros pensamientos, nuestras palabras, nuestro comportamiento y nuestras vidas. La levadura de los fariseos y saduceos es la Religión, es triste que muchos creyentes estén viviendo en una Religión cuando el mismo Jesús dijo que vino a darnos una NUEVA VIDA.

Lamentablemente, no hemos escuchado la advertencia de Jesús y la levadura ha penetrado en el corazón de muchos creyentes.

Pongo algunas cosas que creían y practicaban:

  • Creían que habían hallado la forma de guardar la Ley de Moisés.
  • Creían que la Ley podía darles vida.
  • Creían que guardando la Ley serían justos delante de Dios.
  • Creían que la Ley les santificaba.
  • Creían que al guardar la Ley, Dios les daría riquezas.
  • Creían que si oraban lo suficiente (largas oraciones), Dios les respondería.
  • Creían que ellos eras poseedores de la verdad.
  • Creían que solo ellos podían interpretar la Escritura de una forma correcta.
  • Creían que si una juraba por su cabeza o por Jerusalén o por el Templo y después no cumplía su juramento, estaba libre de pecado, ya que no habían jurado en el Nombre del Eterno.
  • Se lavaban las manos antes de comer y limpiaban lo de fuera, pero sus corazones estaban sucios.
  • Despreciaban a los que no creían, ni vivían como ellos.
  • Daban el diezmo del comino, la menta y el eneldo, pero se olvidaban de la justicia, de la misericordia y de la fe.
  • Cuando iban a beber, colaban la bebida para quitar cualquier mosquito que hubiese en ella (la Torá prohíbe comer insectos), pero no les importaba después tragarse el camello.
  • A los mandamientos y prohibiciones de la Ley, le añadían más mandamientos y prohibiciones.

Esta levadura es peligrosa porque quita la mirada de Jesús y hace que la pongamos en nosotros mismos, en nuestros esfuerzos, en nuestros sacrificios, en nuestras oraciones, en nuestras obras . . . la Religión enfatiza lo que nosotros podemos hacer por Dios, el Evangelio enfatiza lo que Dios ha hecho por nosotros.

La levadura la encontramos en Hechos 15 cuando algunos querían imponer a los gentiles-creyentes la circuncisión y el guardar la Ley de Moisés.

“algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.”
Hechos 15:5

Esta levadura también la vemos en algunas congregaciones de Galacia a las que Pablo debe escribir y amonestar . . . esta levadura aparentemente nos acerca a Dios y nos aleja del pecado, pero en realidad, la Religión nos aleja de Dios y nos acerca al pecado, por tanto, guardémonos de esta levadura, de las enseñanzas que nos oprimen y nos atan robándonos la libertad que tenemos en el Mesías . . . y recordemos: un poco de levadura leuda toda la masa (Gl. 5:9).