Entre la Ley y la Gracia

Cuando hablo con algunos “mesiánicos” y les preguntó que si cumplen la Ley, siempre me dicen: “Intento guardar la Ley”, de esta forma están reconociendo que están fallando, pero en la Ley yo no veo que Dios diga: “Intentad guardar algunos de mis mandamientos”, y precisamente esto es lo que hacen, en la Ley encontramos: “Escucha, obedece, guarda TODA la Ley y si no, muere” . . . “el alma que pecare esa morirá”, esta es la Ley del pecado y de la muerte de la que Pablo nos habla, pero él también nos muestra que Dios nos libró de esta ley, ya que ahora en el Nuevo Pacto, Dios ha perdonado TODOS nuestros pecados, por eso, ya NO hay condenación.

A la llamada “Iglesia Primitiva” compuesta de judíos, le costó MUCHO desprenderse de una vida basada en la Ley, de una vida basada en su obediencia y obras, de hecho, el debate que tenemos en el Concilio de Jerusalén (Hechos 15) se ha extendido a nuestros días y seguirá extendiéndose.

Hay algo que, en ocasiones, pasa desapercibido y es el choque entre Pablo y Jacobo, mientras que Pablo era pro-Gracia, Jacobo era pro-Ley, este choque es algo que se ha escondido o se desconoce, pero en la Escritura es MUY evidente, de hecho, cuando Pablo habla de los que eran considerados como columnas de la Iglesia de Jerusalén, Pablo dice que: “estos que tenían reputación de ser algo, a mí no me enseñaron nada” (Gl. 2:6), ¿Qué le va enseñar Jacobo a Pablo? ¿Qué le va enseñar Pedro a uno que aprendió del Gran Rabino Gamaliel? . . . “estos que tenían reputación de ser algo” . . . para Pablo la circuncisión NO era nada, para Pablo el NO comer cerdo NO era nada, para Pablo querer estar bajo la Ley, era intentar agradar a Dios en la carne (Gl. 6:12) y acabar por la carne (Gl. 3:3) . . . por eso, Pablo nos enseñó de la nueva vida en el Mesías, nos mostró la Ley del Mesías que es la Ley del Amor, es la Ley de la Fe, en el Nuevo Pacto es la Ley que Él pone en nuestros corazones porque "el Justo por la FE vivirá”.