El Perseguidor perseguido

“. . . ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios” Gálatas 1:13

Nuestro hermano Pablo era judío, pero de los de verdad, era hebreo de hebreos, pertenecía a la secta de los fariseos, según la Ley, irreprensible, es decir, cuando pecaba se humillaba, se arrepentía y ofrecía el sacrificio pertinente, un hombre celoso de sus tradiciones y temeroso de Dios, un hombre que aprendía la Ley y la enseñaba, PERO un buen día, tiene un encuentro con Jesucristo, tiene una encuentro con el Amor, con la Gracia, con la Verdad, con la Vida . . . y recibe la revelación del Nuevo Pacto, desde ese encuentro sobrenatural y glorioso, nuestro hermano Pablo pasó de ser perseguidor a ser perseguido (Hch. 9:23; 13:45 y 50; 14:2 y 19 . . .), pasó de ser un predicador celoso de la Ley a un predicador apasionado de la Gracia, él mismo afirma:

“si AÚN predico la circuncisión, ¿por qué padezco persecución todavía?” Gálatas 5:11

Pablo solía predicar la circuncisión y cuando la predicaba, nadie le perseguía, pero después de su encuentro con Jesucristo, su predicación es diferente, de predicar de una vida de esfuerzo, ahora predica de una vida de reposo; de predicar de una vida de obras, ahora predica de una vida de fe; de predicar de una vida de arrepentimiento, ahora predica de una vida de perdón; de predicar de una vida basada en los mandamientos, ahora predica de una vida basada en el amor . . . ahora él predicaba de Su Mesías, de Su Salvador, de Su Señor, de Aquel que le amó y dio su vida por él en la Cruz.

“Los que desean agradar en la carne tratan de obligaros a que os circuncidéis, simplemente para no ser perseguidos a causa de la cruz de Cristo . . . Pero jamás acontezca que yo me gloríe, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por el cual el mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo.” Gálatas 6:12 y 14

De perseguir a Jesucristo, Pablo pasó a amarle; de perseguir a la Iglesia de Dios, Pablo pasó a formar parte de ella; de destruir la fe en el Mesías, Pablo pasó a predicarla; de ser un religioso, Pablo pasó a ser un hombre libre . . . por causa de la Cruz, Pablo fue perseguido, pero también por causa de la Cruz, Pablo pudo conocer a Su Dios y tener una nueva vida.