Bar Abba = El Hijo de un Padre

En los Evangelios leemos que era costumbre soltar a un preso en la Fiesta de la Pascua, el preso que el Pueblo eligiese, Poncio Pilato después de haber hablado con Jesús, sabía que era inocente (Lc. 23:14), de hecho, en su corazón se había propuesto ponerle en libertad:

“El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, al que vosotros entregasteis y repudiasteis en presencia de Pilato, cuando ÉSTE HABÍA RESUELTO PONERLE EN LIBERTAD. Mas vosotros repudiasteis al Santo y Justo, y pedisteis que se os concediera un asesino y disteis muerte al Autor de la vida”
Hechos 3:13-15a

Poncio Pilato les da a elegir entre un preso famoso llamado Barrabás (viene del arameo “Bar Abba” y significa “el hijo de un padre”) y Jesús el Mesías. Bar Abba era un rebelde, ladrón y asesino, sin embargo, el pueblo influenciado por los líderes religiosos gritó (Mt. 27:20):

“¡Fuera con éste, y suéltanos a Barrabás!”
Lucas 23:18

Pilato procuró soltar a Jesús (Lc. 23:20 / Jn. 19:12), incluso en un último intento para liberarle, Poncio Pilato les preguntó:

“¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César.”
Juan 19:15

Aquí encontramos a los encargados de la adoración y el servicio en el Templo diciendo: “Sólo tenemos un Rey: Cesar.” ¡Wow! Al final, todos sabemos lo que pasó, por causa de la presión de los líderes religiosos y para agradar al Pueblo (Mc. 15:15), Pilato tuvo que ceder y dejar libre a Bar Abba – el hijo de un padre.

Los líderes religiosos se confundieron de Rey, se confundieron de Hijo y se confundieron de Padre. Rechazaron al pacífico y liberaron al violento; rechazaron al que les daba y liberaron al que les robaba; rechazaron al que sanaba y liberaron al que hería; rechazaron al que amaba y liberaron al que odiaba; rechazaron al Autor de la vida y liberaron a un homicida; rechazaron al Hijo del Padre (Ben HaAv) y liberaron al hijo de un padre (Bar Abba).

Jesús, el Inocente, el Cordero, el Príncipe de Paz, murió y un rebelde, ladrón y homicida fue puesto en libertad, la cruz que estaba preparada para Barrabás, ahora la tendría que llevar el Hijo del Padre ocupando el lugar de Barrabás, ocupando el lugar de los pecadores, un inocente muriendo por los culpables, el Justo muriendo por los injustos. Todos somos hijos de un padre, todos somos culpables, todos somos Bar Abba y por todos Jesús murió en la Cruz ocupando nuestro lugar. ¡Bendito sea Jesucristo, el Hijo del Padre!

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”
Isaías 53:5

“. . .  y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.”
II Corintios 5:15

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.