Ya NO tengo hambre, NI sed

Jesús nació en Belén, en hebreo se dice “Bet Léjem”, estas dos palabras quieren decir: “La Casa del Pan”,  Jesús, el Pan de Dios y de Vida, nació en la Casa del Pan.

Cuando nosotros comemos de este Pan de Vida, somos saciados, recibimos la vida espiritual y eterna, una vida en abundancia, una vida que solamente puede ser hallada en Jesús, el verdadero Pan del Cielo.
Jesús dijo algo tremendo en Juan 6:35 . . .

“Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, NUNCA tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed JAMÁS.”

¿Seguimos teniendo hambre y sed después de haber conocido a Jesús? Jesús dice MUY claramente que cuando venimos a Él, cuando ponemos nuestra confianza y nuestra fe en Él, no volveremos a tener hambre, ni volveremos a tener sed. ¿Seguimos teniendo hambre y sed después de haber conocido a Jesús? . . .

Yo fui cristiano durante muchos años y seguía teniendo hambre de Dios, ese hambre me hizo estudiar en una Yeshivá, me hizo aprender hebreo, me hizo estudiar la Ley de Moisés y el Judaísmo, me hizo guardar el Shabat, me hizo hacer muchas cosas, pero absolutamente NADA pudo saciar mi hambre, ni mi sed. Fue en esos momentos, cuando Dios me comenzó a hablar y a mostrar lo que Jesús había hecho por mí, fue en esos momentos cuando comencé a entender el Nuevo Pacto, fue en esos momentos cuando comencé a entender la nueva vida que tenemos en Cristo y fue en esos momentos cuando miré a Sus ojos llenos de amor y de misericordia y abracé a mi Señor como el primer día que lo conocí, Él me rodeó con sus brazos, me besó, sació mi sed y mi hambre y me hizo descansar . . . cuando comí de su Pan y bebí de su Agua, pude entender y experimentar sus palabras:

“el que a mí viene, NUNCA tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed JAMÁS.”
Juan 6:35

“el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed JAMÁS; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.”
Juan 4:14

Ya NO tengo hambre, ni sed, ya NO busco agua en cisternas rotas, Él es el Pan que me alimenta y el Agua que me sustenta.

“Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, FUENTE DE AGUA VIVA, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.”
Jeremías 2:13

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.