Hay VIDA fuera de la Torá

“Aún tengo muchas cosas que deciros, PERO ahora no las podéis sobrellevar.”
Juan 16:12 y 13

Había cosas que NO podían sobrellevar los discípulos de Yeshua y estas cosas son las que Pablo recibe, el Evangelio, un entendimiento profundo del Nuevo Pacto y de la obra del Mesías, Pablo llama a lo que el Señor le mostró: “la extraordinaria grandeza de las revelaciones” (II Co. 12:7).

Cuando muchos me oyen, entran en pánico porque necesitan tener mandamientos, algunos los usan para obtener beneficios, otros los usan para esclavizar a los creyentes, algunos otros los usan para controlar a las personas, otros los utilizan para compararse con los demás y enaltecerse, otros intentan justificarse y santificarse con ellos, etc, etc, etc PERO . . .

. . . ¿Necesitamos la Torá para tener una relación con Dios? ¿Necesitamos la Torá para conocer a Dios? ¡NO y NO!

Adán y Eva NO tenían Torá y caminaban con Dios, tenían una relación de amistad con Él, Enoc caminaba con Dios y agradaba a Dios y NO tenía Torá, Noé tampoco tenía Torá y halló gracia y heredó la justicia que es por la fe (Heb. 11:17), Abraham NO tenía Torá y fue llamado amigo de Dios . . . hay vida fuera de la Torá, podemos conocer a Dios sin tener Torá, podemos caminar con Él, podemos agradarle, podemos llegar a ser sus amigas y sus amigos, y lo que es más importante, sus hijas y sus hijos.

Muchos afirman que Yeshua nos lleva a la Torá, pero no es cierto, Yeshua nos lleva al “Huerto del Edén”, Yeshua ha restaurado la relación que el hombre en un principio tenía con Dios, caminando con Dios, conociendo a Dios, siendo enseñado por Él, ahora podemos caminar sin mancha delante de nuestro Dios, ya que hemos sido lavados por la sangre del Mesías, hemos sido justificados, hemos sido santificados, hemos sido perfeccionados, Dios nos ha perdonado nuestro pecado y NO lo recuerda . . . para algunos Yeshua es el principio de la Torá, ya que afirman si conoces a Yeshua entonces ahora debes guardar Torá, ahora comienza tu vida en la Torá, PERO Yeshua NO es el principio, es el Fin de la Torá (Ro. 10:4), una vez en el Mesías ya no estamos “bajo ayo” (Gl. 3:25), hay vida fuera de la Torá y esa vida está en el Autor de la Vida, en el Hijo de Dios, en Yeshua HaMashiaj – Jesucristo. Él es la Vida.

“Escudriñad las Escrituras; porque A VOSOTROS OS PARECE que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.”
Juan 5:39 y 40

“Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida GRATUITAMENTE.”
Apocalipsis 22:17