Mirad a Abraham, el creyente - Primera Parte

Pablo se dirige a un grupo de creyentes gentiles en su carta a los Gálatas que estaban considerando vivir una vida basada en la obediencia a la Ley de Moisés, por eso, Pablo les habla de una persona MUY importante de la Escritura: ABRAHAM. Pablo les dice que Abraham, aunque NO vivió según la Ley de Moisés, fue considerado justo y fue llamado amigo de Dios, Abraham pudo conocer a Dios SIN la Ley de Moisés, tuvo una relación con Dios SIN la Ley de Moisés, Pablo les dice (estoy parafraseando):

“Oh Gálatas ¿No os dais cuenta? Vosotros también, como Abraham, por medio de la fe podéis tener la justicia de Dios, vosotros por medio del Mesías, sois hijas e hijos de Dios, vosotros podéis tener una relación con Dios porque vuestros pecados han sido perdonados, Abraham fue el Padre de los creyentes, y de igual forma que Abraham pudo vivir SIN la Ley de Moisés y disfrutar de una relación con Dios, vosotros, a través de la fe en el Mesías, podéis disfrutar de una relación con Dios.”

Muchos judíos querían ser justificados por sus obras, muchos querían agradar a Dios por su obediencia, pero Pablo les recuerda a los Gálatas que hay vida fuera de la Ley, que hay justicia fuera de la Ley . . . mirad a Abraham, el creyente, el amigo de Dios, el justo, mirad como su fe fue contada por justicia, vosotros sois hijos de Abraham por la fe y podéis disfrutar de una vida y relación con Dios FUERA DE LA LEY DE MOISÉS. ¡Mirad a Abraham!

“Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia . . . los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham. Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa.”
Gálatas 3:6, 7, 9, 18