Somos, por tanto, hacemos

Nuestro hermano Pablo nos dice que “si la raíz es santa, también lo son las ramas” (Ro. 11:16), Jesús nos dijo que nosotros somos esas ramas y como nuestra raíz es santa (Jesucristo), nosotros también lo somos. En I Juan 4:17 leemos “como ÉL es, así somos nosotros en este mundo.”, esto es tremendo, nosotros somos en este mundo como ÉL es, no solamente somos santos, también somos justos, somos nuevas criaturas, hechura suya, con un nuevo corazón. Como hemos experimentado esta transformación y hemos entendido nuestra identidad nueva en el Mesías, ya NO nos interesa el pecado, ni lo que ofrece el mundo . . . ahora nos interesa nuestro Dios y Su Reino, ahora caminamos en justicia y caminamos en santidad amando a nuestro Señor, NO nos motiva un mandamiento, NO nos motiva una Ley, NO nos motiva una recompensa, nos motiva lo que Él es y lo que Él ha hecho por nosotros y en nosotros . . . el amor que Él nos ha dado nos lleva a amar, y el nuevo corazón que ahora tenemos nos lleva a caminar en sus caminos, caminos de justicia, de santidad y de paz.

NO caminamos en santidad porque queremos ser santos, caminamos en santidad porque SOMOS santos, NO caminamos en justicia porque queremos ser justos, caminamos en justicia porque SOMOS justos, NO caminamos en amor porque queremos ser amados por Dios, caminamos en amor porque YA SOMOS AMADOS.

“Vestíos, pues, como escogidos de Dios, SANTOS Y AMADOS, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia . . .”
Colosenses 3:12