¿Siervos inútiles o Hijos amados?

Todo lo que tenemos, lo tenemos por la gracia de Dios manifestada en todo lo que Él ha hecho por nosotros y nos ha dado, el mensaje de Jesús y de nuestro hermano Pablo es claro y contundente: hemos recibido de gracia, no tenemos nada que NO hayamos recibido. A pesar de todo lo que implica el sacrificio de Jesús y de todo lo que somos y tenemos en Él, algunos siguen manteniendo que si cumplimos ciertos mandamientos, Dios nos recompensará, el propio Jesús tiene algo que decir a todos los que quieren vivir una vida basada en su esfuerzo, obediencia y en sus obras, a todos los que quieren ser recompensados, esta es la palabra de Jesús: “cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: SIERVOS INÚTILES SOMOS, pues lo que debíamos hacer, hicimos.” Lucas 17:10 . . . a todos los que creían que estaban impresionando a Dios por su gran obediencia y por sus buenas obras, a los que decían “Dios nos tiene que bendecir porque hemos hecho lo que Él dice en Su Palabra”, el mismo Jesús enseña que NO DEBEN ESPERAR NADA (ni siquiera las gracias) cuando solamente han obedecido y cumplido los mandamientos como simples siervos. ¿Has cumplido lo que Dios ordena? Muy bien, eres un siervo inútil . . . Dios NO te dará las gracias, NI te recompensará porque hiciste lo que se espera de los siervos, PERO hay otra relación que podemos tener con Dios: una relación de amistad y de familia . . . ¿quieres confiar en tu obediencia y en tus obras? Pues cuando hayas cumplido lo que Dios dice (si lo consigues), recuerda las palabras de Jesús: “Siervo inútiles somos”. ¿Quieres tener con Dios una relación basada en el amor y en lo que Él nos ha dado en Cristo? Entonces Dios ya NO te llama sierva, ni siervo, ahora Dios te llama amiga y amigo, y lo que es aún MUCHO MÁS IMPORTANTE: ahora te llama hija y te llama hijo, hija amada de Dios e hijo amado de Dios.

Los que confían en sus obras y creen que la vida con Dios consiste en hacer lo que ÉL ordena, son siervos inútiles; los que confiamos en lo que Cristo ha hecho por nosotros y tenemos una relación con Él basada en el amor, somos hijas amadas e hijos amados de Dios y NO esperamos nada de Él porque ÉL YA nos ha dado todas las cosas GRATUITAMENTE.