¡Él nos hizo Libres!

Gracias a Yeshua tenemos el perdón y la vida, hemos sido perdonados, lavados, justificados, santificados, vivificados, bendecidos . . . En Yeshua nuestra alma encuentra reposo porque ya no queda nada por hacer, Él lo hizo todo, ahora nosotros reposamos en Él, poniendo nuestra fe y confianza en su obra perfecta, maravillosa y definitiva.

Algunos están intentando guardar la Torá, yo mismo lo intenté en su día, pero nunca nuestra obediencia será completa, siempre habrá algo que hacer o algo que evitar, y si no cumplimos un pequeño punto de la Ley, somos culpables de todos y nos hacemos trasgresores de la Ley (Stg. 2:10).

Cuando estudias la Torá y descubres los cientos de mandamientos que debemos cumplir, en ese instante, es cuando entendemos las palabras de Pedro:

“Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la LEY DE MOISÉS . . . Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: . . . ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que NI nuestros padres NI nosotros hemos podido llevar?”
Hechos 15:5, 7 y 10

La Ley de Moisés siempre ha sido un yugo para el Pueblo de Israel, además, ha sido un yugo que NADIE ha podido, ni puede, ni podrá llevar.

Yo intentaba guardar la Ley y descubrí que no lo conseguía, siempre había un mandamientos más, siempre había una prohibición más . . . y el Eterno NO dice: intenta guardar la Ley . . . el Eterno dice: Guardad TODAS LAS PALABRAS ESCRITAS EN ESTE LIBRO DE LA LEY y si no guardas toda la Ley, eres maldito.

“Pero sucederá que si no obedeces al SEÑOR tu Dios, guardando TODOS sus mandamientos y estatutos que te ordeno hoy, vendrán sobre ti todas estas maldiciones y te alcanzarán: Maldito serás en la ciudad, y maldito serás en el campo . . .”
Deuteronomio 28:15 y 16

“Si no cuidas de poner en práctica TODAS las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible, el SEÑOR tu Dios, entonces el SEÑOR hará horribles tus plagas y las plagas de tus descendientes, plagas severas y duraderas, y enfermedades perniciosas y crónicas.”
Deuteronomio 28:58-61

“Maldito todo aquel que no permaneciere en TODAS LAS COSAS escritas en el libro de la ley, para hacerlas.”
Gálatas 3:10

Gracias a Dios, somos libres de la Ley y de sus consecuencias (maldición, escasez, enfermedad y muerte), ahora vivimos bajo un Nuevo Pacto, un mejor Pacto establecido sobre mejores promesas.

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.”
Gálatas 3:13 y 14

Yeshua nos hizo libres, realmente libres.

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.”
Gálatas 5:1