Las Siete Leyes de los Hijos de Noé

Los rabinos afirman que NO se requiere una conversión al Judaísmo para tener parte en el Mundo Venidero, lo único que se necesita, según ellos, es cumplir "Las Siete Leyes de los Hijos de Noé", que son consideradas leyes universales. Cumpliendo estas leyes nos convertimos en los “piadosos entre las naciones del mundo”. Los rabinos enseñan que estas leyes fueron dadas a Adán y posteriormente a Noé y a sus hijos.

Las Siete Leyes Noájidas (Nóaj = Noé), como también se suelen llamar, aparecen en el Talmud y están compuestas de 6 mandamientos negativos (prohibiciones) y 1 mandamiento positivo:

  • No adorar ídolos.
  • No blasfemar (maldecir a Dios).
  • No cometer asesinato.
  • No llevar a cabo ningún tipo de inmoralidad sexual (fornicación, incesto, adulterio . . .)
  • No robar.
  • No comer carne de un animal con vida.
  • Establecer tribunales de justicia.

Si un gentil que guarda estas 7 leyes (llamado “Prosélito de la Puerta”) quiere dar un paso más y convertirse al Judaísmo para llegar a formar parte del Pueblo de Israel, hay ciertos requisitos que debe cumplir: circuncisión, bautismo, comprometerse al estudio y obediencia de la Torá, celebrar las Fiestas, asistir a una sinagoga y pasar una prueba delante de algunos rabinos para demostrar que está realmente preparado . . . normalmente este proceso de conversión es lento y duro, por eso, muchos gentiles ni se plantean convertirse al Judaísmo, además, los rabinos NO fomentan la conversión, ya que como hemos visto, según ellos, los gentiles tienen entrada al Reino de Dios a través de las 7 leyes universales.

Sin embargo, lo que encontramos en el Nuevo Pacto es algo TOTALMENTE distinto, ahora ya NO hay judío ni gentil porque todos somos UNO en el Mesías, ahora los que hemos puesto nuestra fe en Yeshua, formamos parte de la familia de Dios.

“Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo Señor es Señor de todos, abundando en riquezas para todos los que le invocan; porque: TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERA SALVO.”
Romanos 10:12 y 13

“No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús.”
Gálatas 3:28